Enlaces para accesibilidad

Disidente chino decidió quedarse en su país

  • Voz de América - Redacción

Activistas han denunciado que el disidente habría recibido amenazas contra su familia por lo que decidió abandonar la legación estadounidense.

Activistas han denunciado que el disidente habría recibido amenazas contra su familia por lo que decidió abandonar la legación estadounidense.

Chen Guangcheng abandonó la Embajada de Estados Unidos en Pekín y prefirió quedarse tras la gestión de de garantías de la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

Tras refugiarse durante varios días en la embajada estadounidense, el activista chino Chen Guangcheng, decidió no pedir asilo político a Washington y quedarse en su país bajo ciertas garantías de protección que gestionó la secretara de Estado, Hillary Clinton.

Clinton, quien visita el gigante asiático para disminuir tensiones, aseguró en un comunicado que "Chen llegó a una serie de acuerdos con el gobierno chino sobre su futuro, entre los cuales la posibilidad de seguir estudios superiores en un lugar seguro", y aseguró que estarán pendientes de que estas garantías se cumplan.

La secretaria de Estado, quien visita ese país para sostener el jueves y el viernes un diálogo estratégico y económico que se realiza anualmente, también debió enfrentar la tensión que generó la presencia del disidente chino en las instalaciones de la embajada estadounidense.

Sin embargo, varios activistas han denunciado que el disidente, en situación de discapacidad visual, habría recibido amenazas contra su familia por lo que decidió abandonar la legación estadounidense.

A su vez, el gobierno chino había exigido disculpas de parte del gobierno estadounidense por haber mantenido al disidente durante seis días en su embajada.

"Esta manera de actuar de Estados Unidos constituye una injerencia en los asuntos internos chinos inaceptable para China", declaró el canciller Liu Weimin
Chen es un abogado autodidacta que perdió la vista a los cinco años, en 2005 fue detenido y condenado a cuatro años y tres meses de cárcel en 2006 luego de que denunció abortos y esterilizaciones forzosas.

En 2010 quedó libre pero ha sido sometido a un arresto domiciliario junto a su familia, lo que lo llevó a buscar ayuda en la Embajada de Estados Unidos en su país, la cual abandonó este miércoles para ingresar al Hospital de Chaoyang.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG