Enlaces para accesibilidad

Los diccionarios interpretan la ley

  • Voz de América - Redacción

Los tribunales estadounidenses están presenciando una tendencia de los jueces a remitirse al diccionario para encontrar la mejor definición de palabras muy comunes.

Hace trece años, el presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, quien se encontraba sufriendo de un escándalo sexual, produjo la famosa respuesta ante una pregunta de un juez diciendo: “depende del significado de la palabra 'estar'”.

Muchos pensaron que eso era chistoso, otros lo criticaron por lo simple del significado de una palabra que se utiliza muy comúnmente. Pero la búsqueda de estas “ultra cuidadosas” interpretaciones de las palabras comunes en el ámbito jurídico puede ser contagiosa.

En los tribunales a lo largo de Estados Unidos, los jueces mismos están indagando profundamente en el significado de las palabras que utilizamos todos los días.

En junio de 2011, el jefe de la Corte Suprema de Justicia de EE. UU., John Roberts, consultó cinco diccionarios para descifrar el significado de “de”.

Los jueces en los tribunales menores se encuentran, a su vez, intentando encontrar la mejor definición de palabras como “ahora”, “cualquiera” y “si”.

Uno de los problemas con esto es que existen muchos diccionarios y así mismo definiciones.

J. Gordon Christy, profesor de leyes de la Universidad de Mississippi, se queja de que “los magistrados y jueces se han convertido en un espectáculo verdaderamente absurdo al discutir sobre que diccionario es confiable y cual definición del diccionario confiable deber ser considerada autoridad”.

Un estudio reciente realizado por Marquette Law Review y citado por el New York Times, encontró que los jueces de la Corte Suprema hicieron referencias a definiciones del diccionario 295 veces en 225 discursos en los últimos 10 años.

A su vez, ellos utilizaron 120 diccionarios diferentes.

En 1995, por ejemplo, el juez Clarence Thomas consultó diccionarios publicados en 1773, 1789 y 1796 para tratar de determinar exactamente lo que los redactores de la Constitución de Estados Unidos querían decir con la palabra “comercio”.

Una de las dos cosas queda en evidencia aquí es que, o los jueces están escogiendo sus palabras súper, ultra cuidadosamente, o, Noah Webster y otros lexicógrafos, muertos y vivos, están ayudando a interpretar la ley.

XS
SM
MD
LG