Enlaces para accesibilidad

Diálogo clave para avanzar en Venezuela


El gobierno de Maduro continúa sin dar respuesta a los principales problemas de los venezolanos: inseguridad, desabastecimiento y escasez.

El gobierno de Maduro continúa sin dar respuesta a los principales problemas de los venezolanos: inseguridad, desabastecimiento y escasez.

El secretario de Unasur, Ernesto Samper, alerta sobre la urgencia de un gran pacto social, mientras que voceros del oficialismo piden "paciencia” para encontrar las condiciones del diálogo entre gobierno y oposición.

Venezuela necesita un gran pacto social para sobreponerse a la crisis política y económica del país, según Ernesto Samper, secretario de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

“La situación de Venezuela requiere que haya no sólo un diálogo político sobre garantías para las elecciones”, dijo Samper, quien cree que el asunto va más allá de las instituciones existentes, y que es necesario " un diálogo para un gran pacto social".

El expresidente colombiano, quien recién inicia su gestión como secretario de Unasur, considera que ese diálogo debe convocar a "todos los sectores políticos, a los movimientos sociales, los campesinos y todos los trabajadores".

En el marco de una visita a Brasil, Samper dijo que en Venezuela faltan “medidas para ajustar la economía (...) y también un mantenimiento del proyecto social".

En abril pasado, el gobierno de Nicolás Maduro convocó a una mesa de diálogo con sectores de la oposición vinculados a la coalición de la Mesa de la Unidad.

Luego de un primer encuentro televisado en cadena nacional el 10 de abril, fue suspendido en mayo.

De acuerdo a la oposición, no estaban dadas las condiciones para continuar, ni tampoco el presidente de Venezuela dio ninguna prueba de buena voluntad para avanzar.

Los embajadores de Unasur, junto al nuncio apostólico de Caracas, fueron actores de buena voluntad durante ese proceso.

Saúl Ortega, vicepresidente de la Comisión de Política Exterior, Soberanía e Integración de la Asamblea Nacional, dijo que el diálogo podría ser retomado cuando estén dadas las condiciones.

"Hay que tener paciencia, la última palabra no ha sido escrita todavía. Yo creo que la propia coyuntura política irá dando los escenarios, digamos fructificando los escenarios para que se establezca el diálogo", dijo Ortega horas antes de que Samper manifestara su posición sobre el caso de Venezuela.

Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, (MUD), la principal coalición opositora en Venezuela, ha dicho que “el diálogo debe ser una solución para el país y no para que el gobierno gane tiempo”.

El presidente de la Conferencia Episcopal venezolana, monseñor Diego Padrón, argumentó que “la única fórmula de resolver muchos asuntos, que el gobierno solo no puede resolver, es dialogar con la media Venezuela a la que se le llama oposición”.

Las causas que motivaron las protestas en febrero pasado no han sido superadas por el gobierno de Nicolás Maduro. La inflación más alta del mundo, anualizada a agosto de 2014, se ubica en 63,42%.

El analista político Carlos Raúl Hernández sostiene que el camino que lleva el país en materia económica y social es impredecible.

“Eso podría llevar a un estado de violencia y ingobernabilidad”, dijo Hernández a la Voz de América.

“Maduro dejó pasar el tren del diálogo porque su afán de tratar de aplastar a los que no piensan a su manera. Por presiones de Unasur tuvo esa posibilidad pero la dejó pasar. Quienes tienen la última palabra en este momento, que son Maduro y Cabello, no han dicho nada sobre el diálogo”, concluyó Hernández.

XS
SM
MD
LG