Enlaces para accesibilidad

"Clásico" de fútbol adquiere tintes políticos

  • Voz de América - Redacción

El Camp Nou completamente lleno durante el juego entre Barcelona y Real Madrid, este domingo 7 de octubre de 2012.

El Camp Nou completamente lleno durante el juego entre Barcelona y Real Madrid, este domingo 7 de octubre de 2012.

El partido entre Barcelona y Real Madrid jugado en el estadio de los primeros se vio invadido por el grito independencista de los catalanes.

El “clásico” de fútbol entre Barcelona y Real Madrid, que se ha jugado en el estadio Camp Nou de Barcelona, ha tenido este domingo, además de goles, mucha política involucrada.

En el minuto 17 con 14 segundos, el estadio barcelonista retumbó al grito de “independencia”, en el que se unieron los casi 100.000 asistentes, en referencia a 1714, año de la derrota catalana ante las tropas borbónicas de Felipe V en la Guerra de Sucesión española.

La región de Cataluña ha buscado desde ese año independizarse del resto de España, pero en los últimos meses ese clamor se ha agudizado fuertemente.

En ese esfuerzo, Madrid, la capital del país y la sede del gobierno, se convierte en el enemigo y de allí que el juego adquiera otra dimensión política, explotada frente a millones de televidentes que en España y en todo el mundo han seguido de cerca el partido.

Algunos de los jugadores del Barcelona dieron declaraciones al respecto.

Gerard Piqué, finalmente, descartado por lesión, dijo a la revista Sports Illustrated que sólo se trata de un partido de fútbol y que no debe plantearse en términos de enfrentamiento político. Pero uno de los estandartes del equipo, Xavi Hernández, defendió el viernes la vinculación del Barcelona con la catalanidad y defendió el derecho de los catalanes a expresar su opinión sobre el campo.

"El Barça representa a Cataluña y estaremos siempre con lo que quieran los catalanes".

En el palco, acompañando al presidente azulgrana, Sandro Rosell, estuvo el presidente en funciones de la Generalitat (gobierno de Cataluña), Artur Mas, y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, que en el último mes también se ha comprometido a poner la ciudad "al servicio de la construcción del Estado propio".

El partido terminó empatado a dos goles por bando, con tantos de Messi por Barcelona y dos de Cristiano Ronaldo por Real Madrid.
XS
SM
MD
LG