Enlaces para accesibilidad

Jóvenes jugadores de béisbol mirando al futuro


Los aficionados se reúnen para ver a los Orleans Firebirds durante la Liga de Baseball de Cape Cod en verano. (VOA/D. Gruenbaum)

Los aficionados se reúnen para ver a los Orleans Firebirds durante la Liga de Baseball de Cape Cod en verano. (VOA/D. Gruenbaum)

Los cazatalentos de las Grandes Ligas exploran las prácticas de los equipos universitarios en busca de los mejores peloteros.

Se pone el sol en Cape Cod, los bañistas dejan la playa, y los campos locales de béisbol se iluminan mientras las estrellas de la liga universitaria se ponen cara a cara.

“Hay un talento increíble aquí”, dice Jeff McNeil, un segundo base en el equipo de la Universidad Estatal de Long Beach en California. Está pasando el verano en la costa opuesta del país jugando para los Brewster Whitecaps. “Mi sueño en el béisbol, como el de todos, es ser profesional y la Liga de Cape Cod es un buen punto de partida”, dice.

Cientos de los actuales jugadores de liga profesional solían competir en los mismos campos y los mayores equipos de liga, siguen explorando a los equipos universitarios para reclutar jugadores.

Durante una práctica de bateo antes de un partido de los Brewster Whitecaps, los jugadores eran observados por los cazatalentos de los Colorado Rockies y Chicago Cubs.

“Están en todos los partidos, están aquí para observar la prática de bateo”, dice McNeil. “Están observando cada uno de tus movimientos. Básicamente evalúan todo lo que haces en el campo”.

Sin embargo para los aficionados la atmósfera es relajada. No hay que pagar para entrar, y los espectadores se alinean en el campo llenando los asientos y poniendo sus propias sillas de playa o sentándose en la hierba como Max Finocchio, de 9 años, y su padre, Mark.

“Es genial, nos encanta el béisbol, es un deporte bueno para verlo, y aquí tienes oportunidades de atrapar una bola nula” dice Mark. “A lo mejor conseguimos la de alguien que está en esta liga y que se va a convertir a un jugador de las grandes ligas profesionales”.

Pero esta experiencia de verano va más allá del béisbol.

Cada jugador vive con una familia. Mcneil y uno de sus compañeros de equipo se quedan en casa de Julia y Bob Tulloch y sus dos hijos. Julia Tulloc considera a los chicos como hijos adoptivos durante el verano.

“Tener a los chicos por aquí ha sido fantástico, absolutamente fantástico”, dice. “Son unos tipos geniales”.

“Me siento realmente parte de la familia”, dice McNeil. “Harían cualquier cosa que me haga falta”.

Una mañana los Tullochs llevaron a los jugadores a un paseo en barco y a una actividad típica de la costa: mariscar almejas. Subido en un banco de arena mojada, McNeil usaba una red para cavar y buscar las almejas.

“Está siendo muy divertido, muy, muy divertido, probar cosas nuevas”, dice McNeil.
Ese es el principal objetivo de Julia Tulloch.

“Quiero que vayan sabiendo que hay muchas cosas que hacer en el cabo. Pescar, mariscar, salir en lacha, la singularidad de todo ello”, dice.

La Liga de Béisbol de Cape Cod tiene 10 equipos, y cuando los Brewster Whitecaps están en el campo, MacNeil dice que los Tullochs están con el corazón en un puño.
“Simplemente estamos orgullosos de ellos como si fueran nuestros propios hijos”, dice Julia Tulloch.

Es una estancia de dos meses en el cabo, pero los jugadores y las familias dicen que los recuerdos estarán ahí para siempre.
XS
SM
MD
LG