Enlaces para accesibilidad

Detienen deportación de estudiante

  • Voz de América - Redacción

Según cifras publicadas por la Casa Blanca, unos 65.000 estudiantes indocumentados se gradúan de bachillerato cada año en Estados Unidos.

Según cifras publicadas por la Casa Blanca, unos 65.000 estudiantes indocumentados se gradúan de bachillerato cada año en Estados Unidos.

Luego de ordenar su deportación, las autoridades de EE.UU. otorgaron un año más a un estudiante argentino indocumentado.

La deportación de Miyen Spinelli, un estudiante argentino indocumentado quien vive en Miami, fue postergada por las autoridades de inmigración de Estados Unidos.

Spinelli, calificado como estudiante ejemplar de 23 años, ha vivido en Miami desde los 13 años, cuando llegó a Estados Unidos con sus padres, según indica la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), citada por la agencia France Press.

La historia del estudiante indocumentado argentino, puede relacionarse con tantas otras, como es el caso de otro joven, cuyo caso fue resuelto, según pudo constatar la Voz de América.

El caso de Spinelli se remonta a noviembre 2010, mientras viajaba para participar en un campeonato de fútbol juvenil cerca de la frontera canadiense, se supo que no tenía la identificación apropiada y fue detenido por las autoridades, tras lo cual se ordenó su deportación.

Esta deportación es la que ha sido postergada, ya que la "ICE ha revisado el caso y extenderá la suspensión anterior de deportación por un año más. El ICE revisará una vez más el caso y las circunstancias antes de la expiración de esta suspensión para determinar si es necesario otorgar el beneficio de una suspensión adicional", dijo Nestor Yglesias, portavoz del ICE en Miami.

Hasta este martes, 27 de julio de 2011, Spinelli, quien se graduó de la Universidad St. Thomas en Florida, tenía hasta el 15 de agosto para abandonar al país que lo vio crecer.

Sin embargo, el cónsul general de Argentina en Miami, Miguel Talento, actuó para mantener a Spinelli en Estados Unidos mediante una petición a las autoridades estadounidenses.

El cónsul Talento se mostró satisfecho con la decisión de extender el tiempo del estudiante en el país durante un año más.

“Si bien no respondieron a nuestra petición de concederle la residencia temporaria, suspendieron la deportación por un año y esperamos que en la revisión final concedan el deseo de Miyen, que desea hacer una vida aquí, donde creció y se educó y es una persona ejemplar", explicó el diplomático.

Durante los últimos meses desde su detención, Spinelli ha tenido que utilizar un localizador electrónico del tobillo. Sin embargo, ahora ya no tendrá que usar el dispositivo durante el año de extensión que le otorgaron las autoridades de EE.UU.

Dream Act

El caso de Spinelli ha llegado en un momento donde la ley Dream Act ha sido foco de discusión en el país, ya que el gobierno del presidente estadounidense Barack Obama la respalda.

Esta ley permitiría que los aproximadamente 726.000 jóvenes indocumentados que llegaron como menores a EE.UU. puedan legalizar su situación, siempre y cuando demuestren un buen historial académico y comportamiento social.

La Voz de América habló con un joven quien fue indocumentado por varios años, especialmente cuando completaba su grado universitario en Estados Unidos, quien pidió mantener su nombre en el anonimato y a quien llamaremos simplemente Luis.

Aunque se ha legalizado, el entrevistado explica que “si se examina lo que han logrado inmigrantes en Estados Unidos anteriormente, pienso que se está malgastando el talento y potencial que tienen aquí en generaciones que han crecido en este país”, afirma Luis.

“Las medidas de inmigración tienen que cambiar no solamente por los estudiantes, sino porque además hay familias que están siendo divididas. No tiene sentido que existan jóvenes que hagan sus estudios universitarios aquí en Estados Unidos, pero que no tengan manera de regularizar su estatus migratorio”, explicó.

Según cifras publicadas por la Casa Blanca, unos 65.000 estudiantes indocumentados se gradúan de bachillerato cada año, sin tener opciones viables de empleo regular por la falta de documentos para residir y trabajar en Estados Unidos.

XS
SM
MD
LG