Enlaces para accesibilidad

Denver: Acusan a policías en muerte de hispana

  • Voz de América - Redacción

Página de Facebook creada por los amigos de Jessica Hernández.

Página de Facebook creada por los amigos de Jessica Hernández.

Comunidad hispana pide investigar el incidente en que murió la joven de 17 años dentro de un automóvil robado.

Otro caso de posible exceso de violencia policial, esta vez contra una adolescente hispana, ha sacudido el vecindario de Park Hill en la ciudad de Denver, Colorado.

Jessica “Jessie” Hernández, de 17 años, fue muerta el lunes por la policía dentro de automóvil supuestamente robado.

De acuerdo a un testigo adolescente que iban en el auto, los oficiales dispararon antes de que uno de ellos fuera golpeado por el vehículo, lo cual contradice la versión de la policía que asegura que Jessie les “tiró” el auto encima y que por esa razón le dispararon.

El testigo, que pidió el anonimato por razones de seguridad, habló la noche del martes con The Associated Press. Afirmó que Jessie perdió el control del vehículo porque quedó inconsciente al recibir los disparos.

El incidente ha generado suspicacias, protestas y pedidos de investigación independiente tal como sucedió en los casos de Michael Brown en Ferguson, Missouri y de Eric Garner en la ciudad de Nueva York. La comunidad hispana de Denver también sospecha actitudes racistas por parte de los policías.

El tiroteo ocurrió luego que un policía recibiera un pedido de revisar un vehículo sospechoso, que resultó tener reporte de robo. De acuerdo a la versión policial, los dos oficiales se acercaban al auto a pie cuando Hernández lo lanzó hacia ellos para escapar y sortear el bloqueo de los carros policiales.

En cambio, la versión del testigo es que los policías aparecieron por detrás y dispararon cuatro veces al lado del conductor. Jessie habría chocado contra una barda, de acuerdo a esta versión.

Hasta ahora la policía no ha dicho si alguno de los cinco adolescentes que estaban dentro del auto estaban armados. Tampoco ha dicho de dónde provino el reporte de que el carro era robado.

Jessie asistía a una escuela subvencionada que se especializa en educar inmigrantes y jóvenes en riesgo. En sus fotos de Facebook y en las de sus amigos, luce varios tatuajes.

Al parecer Jessie había estado en la calle toda la noche con varios amigos, incluyendo otra adolescente a la que frecuentaba.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG