Enlaces para accesibilidad

Expertos: Hay que proteger más que los bosques

  • Joe DeCaupa

En la imagen, un área deforestada en el estado brasileño de Pará.

En la imagen, un área deforestada en el estado brasileño de Pará.

La lucha contra el cambio climático no solo debe librarse previniendo la deforestación, dicen expertos.

La protección de los bosques en el mundo se promueve como una forma de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los bosques almacenan una gran cantidad de carbono en árboles y suelo, lo que ayuda a mitigar el cambio climático.

Sin embargo, algunos investigadores dicen que la conservación de los bosques por sí sola no reducirá significativamente las emisiones.

Se estima que los bosques podrían absorber la emisión de 77 mil millones de toneladas de dióxido de carbono en la atmósfera para el año 2100.

"La protección de los bosques para mitigar el cambio climático sin duda vale la pena”, dijo el investigador Alexander Popp. "Evitar la deforestación, en general, es un aspecto muy importante en términos de, primero, evitar las emisiones de carbono, pero también en la conservación de la biodiversidad, medios de vida locales o aspectos climáticos locales".

Popp, líder del grupo de gestión de uso de la tierra del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático, dijo que si bien evitar la deforestación tiene efectos beneficiosos, puede haber consecuencias si eso es lo único que se hace.

"Por cierto, las emisiones se reducen, pero lo que podemos observar es que ahora hay nuevas emisiones que se producen a partir de una especie de efecto de fuga o desplazamiento", dijo.

En otras palabras, la preservación de los bosques significa que otras tierras se utilicen para cultivos. Popp dijo que esto significaría pérdidas ambientales.

"Pérdida de ecosistemas no forestales con un alto contenido de carbono en el suelo o en la vegetación, como sabanas humedales, por ejemplo, en África o en las praderas, y también con alta biodiversidad", dijo.

Negociaciones sobre el cambio climático incluyen el REDD o Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación. Pero Popp dice que sólo se centra en la protección de bosques.

"Los mayores beneficios para la mitigación del cambio climático podrían ser alcanzados por (...) un esquema de conservación de los bosques y la inclusión de otros tipos de tierra con alto contenido de carbono," dijo. "Hicimos grandes simulaciones por ordenador y vimos tres diferentes futuras normas de uso del suelo: un escenario sin ningún tipo de conservación de carbono; uno sólo evitando deforestación; y otro con la conservación de todos los tipos de uso del suelo que tienen un alto contenido de carbono”.

El modelo todo incluido produjo los mayores beneficios de carbono y biodiversidad. Pero si una amplia variedad de terrenos está protegido, ¿cómo aumentar la producción agrícola para alimentar a una población mundial en rápido crecimiento?

Una forma es aumentar los rendimientos en las tierras agrícolas existentes, según Popp.

"En el África subsahariana hay mucho más potencial agrícola que actualmente observamos y por lo tanto mucho más potencial para la producción", dijo. "Si estos rendimientos potenciales podrían ser alcanzados, en comparación con los rendimientos actuales que observamos hoy en día - y mejorar la gestión de las explotaciones de los pequeños agricultores -, sería un valor añadido en términos de aliviar la presión sobre la tierra y por lo tanto disminuir la expansión agrícola".

Desperdicio de comida

Otra manera de satisfacer las necesidades alimentarias futuras es mediante la reducción de los residuos en la producción agrícola.

Mucha comida se pierde a través de pobres métodos de cosecha y falta de almacenamiento y transporte adecuado.

Además, los estudios han demostrado miles de millones de dólares en desperdicio de alimentos cada año en los países desarrollados.

Por ejemplo, el Consejo de Defensa de Recursos Naturales ha estimado que "el 40 por ciento de los alimentos en los Estados Unidos [se desperdician] ... el equivalente a uno $165 mil millones al año”.

La comida entonces se pudre en vertederos añadiendo otro gas de efecto invernadero a la atmósfera: metano.

La producción ganadera en los países desarrollados también utiliza una gran cantidad de recursos y produce metano.

Popp dijo que si la demanda de productos básicos agrícolas se reduce mediante la reducción de los residuos y con una agricultura más eficiente, habría menos demanda de uso de la tierra.

Ante la falta de avances en las negociaciones de cambio climático, Popp y sus colegas dudan que su enfoque integral se adopte a la brevedad.

Dijeron que "un enfoque más alcanzable" puede ser la de proteger las áreas no forestales que pueden almacenar una gran cantidad de carbono y que tienen buena biodiversidad.

El plan REDD, dijeron, tendría que ser alterado para fondos que vayan a programas no relacionados con los bosques.

La próxima conferencia sobre el cambio climático se lleva a cabo en Lima, Perú, del 1 al 12 diciembre.

XS
SM
MD
LG