Enlaces para accesibilidad

Debaten ciudadanía por nacimiento


Los partidarios del proyecto de ley legislativo destacan que la iniciativa apunta, solamente, a modificar una ley federal de inmigración.

Los partidarios del proyecto de ley legislativo destacan que la iniciativa apunta, solamente, a modificar una ley federal de inmigración.

Una iniciativa impulsada por algunos líderes del opositor Partido Republicano que propone la reconsideración de una enmienda constitucional que garantiza la ciudadanía automática a los niños que nacen en Estados Unidos, con el objetivo de desestimular la inmigración ilegal, fue criticada por la portavoz de una organización de defensa de los inmigrantes hispanos.

En una conferencia telefónica propiciada en Washington por el representante republicano por el estado de Texas, Lamar Smith, el tema volvió a ser abordado.

En la oportunidad fue leída una declaración del congresista Smith quien puso el acento sobre el espíritu con el que fue concebida la 14ª enmienda, al decir que en la misma no consideraba incluir a los hijos extranjeros.

El representante texano señaló también que en la actualidad, “en algunas grandes ciudades de Estados Unidos como Dallas, Houston y Los Ángeles, cerca de dos tercios de los nacimientos son de hijos de madres inmigrantes ilegales”.

También justificó el impulso a la iniciativa “en que los estadounidenses creen que la política debe ser modificada” y en tal sentido citó una encuesta de Rasmussen del 3 de junio del corriente año 2010, donde “el 58 por ciento de los votantes sostienen que los hijos de los inmigrantes ilegales nacidos en Estados Unidos no deben recibir automáticamente la ciudadanía estadounidense”.

Propuesta “absurda”

La propuesta fue rechazada por la directora de comunicación de Casa de Maryland, Tania del Ángel, quien consideró la idea como “absurda”.

En opinión de Del Ángel, “una vez más en tiempo de elecciones los políticos quieren usar a los latinos como excusa de todas las crisis que ellos mismos han creado”. También, señaló que la iniciativa presentada por la oposición “es una consecuencia de la falta de liderazgo del presidente Obama para solucionar el problema de la inmigración”.

Los partidarios del proyecto de ley, destacan que la iniciativa apunta, solamente, a modificar una ley federal de inmigración y “esclarecer” la interpretación de la 14a. enmienda, que fue ratificada en 1868, para resguardar los derechos civiles de los esclavos que obtuvieron su libertad tras la Guerra Civil.

Sin embargo, la portavoz de Casa de Maryland, sostiene que “esta 14ª enmienda fue aprobada hace más de 140 años después de la guerra civil y era precisamente para prever el odio racial contra las minorías y sus descendientes”.

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, dijo que apoya la realización de audiencias sobre el derecho garantizado en la 14ª enmienda constitucional. Entre los senadores en favor de reconsiderar la enmienda se encuentran John McCain, nominado presidencial de su partido en el 2008; Jon Kyl, Jeff Sessions y Lindsey Graham.

"No estoy seguro exactamente de qué es lo que tenían en mente los redactores de la (14ta) enmienda, pero dudo que fuera que alguien pudiera volar aquí desde Brasil y tener un hijo, y volar de regreso a casa con el niño, y que el niño fuera para siempre un ciudadano estadounidense", dijo el senador Sessions.

Reforma migratoria

Para los defensores de los inmigrantes, “una reforma inmigratoria pondría fin a todo este acoso que la comunidad latina está sufriendo”.

Según Tania del Ángel iniciativas como las presentadas por el partido Republicano “representa una barrera más para los inmigrantes de cualquier parte del mundo”, aunque también manifestó sus dudas “de que esto realmente vaya a ocurrir”.

La portavoz de Casa de Maryland insistió en que “quien aquí nace tiene el derecho de poseer los derechos constitucionales” y consideró que “esto no es solamente sobre lo que los Republicanos quieran hacer, esta es una cuestión de derechos humanos”.

En tal sentido, Tania del Ángel destacó que “es tiempo que el presidente Obama ponga un límite a este tipo de legislaciones, porque es una consecuencia de lo que él mismo no ha querido hacer”.

Expertos en materia jurídica dicen que abolir el derecho a la ciudadanía por nacimiento sólo puede efectuarse por medio de una enmienda constitucional, lo que requiere la aprobación de dos terceras partes del Congreso y de tres cuartas partes en los estados. La iniciativa de ley presentada en la cámara baja para tal efecto se encuentra estancada.

XS
SM
MD
LG