Enlaces para accesibilidad

Debate sobre embajador en Caracas


El saludo de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, con Chávez, observado por el presidente chileno, Sebastian Piñera, fue criticado por la oposición republicana.

El saludo de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, con Chávez, observado por el presidente chileno, Sebastian Piñera, fue criticado por la oposición republicana.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo que no quiere cortar relaciones con Estados Unidos.

Estados Unidos negó que esté buscando un nuevo candidato a embajador en Venezuela, dos días después de haber sugerido la nominación de un nuevo emisario ante el rechazo del gobierno venezolano a Larry Palmer.

El portavoz del Departamento de Estado P.J. Crowley dijo en su conferencia de prensa diaria que “ha habido sugerencias del presidente (venezolano Hugo) Chávez de que estamos buscando otro candidato, y la respuesta es que no estamos buscando a otro candidato”.

Crowley agregó que “estamos preparados a quedarnos como estamos por tiempo indefinido”, refiriéndose a la ausencia de embajadores en las representaciones diplomáticas de ambas naciones y precisó que corresponde ahora a la Casa Blanca decidir el próximo paso.

Estados Unidos canceló la visa del embajador venezolano Bernardo Álvarez la semana pasada, después de que Caracas retiró el mes pasado su beneplácito a Palmer por haber respondido en un cuestionario del Congreso que las FARC se refugian en Venezuela y que los cubanos infiltraron las fuerzas armadas venezolanas.

Crowley había dicho un par de días atrás que la candidatura de Palmer como embajador expiró al culminar la sesión legislativa del 2010 y agregó, “tendremos que renominar un candidato a embajador”, pero no especificó si la renominación sería para Palmer o para otra persona.

Chávez se mostró complacido de que Washington considerara presentar un nuevo candidato a embajador en Venezuela y expresó su esperanza para el diálogo con el gobierno de Estados Unidos luego de la conversación que sostuvo con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, el fin de semana.

Washington considera que es importante tener un embajador en Venezuela pero censura las “tendencias crecientemente autocráticas” en ese país, advirtió el portavoz.

La oposición republicana por su parte quiere una posición más firme, en línea con lo que ha declarado la próxima presidenta del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, la congresista por el estado de Florida, Ileana Ros-Lehtinen, quien dijo que se deberán encontrar formas de presión para que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, haga lo correcto por su pueblo.

Lea además: Asume nueva Asamblea en Venezuela

También el representante por Florida, Connie Mack, manifestó su desacuerdo con la política del presidente Barack Obama y criticó el saludo de la secretaria de Estado, Hillary Clinton con Hugo Chávez durante la ceremonia de toma de mando de la presidenta Dilma Rousseff en Brasil.

"Clinton (y el presidente Barack) Obama deberían cesar de mimar a terroristas", declaró en un comunicado Mack, quien quiere que Venezuela sea declarado oficialmente un estado patrocinador de terrorismo.

Mantener las relaciones

En Caracas el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se mostró a favor de la iniciativa del gobierno del presidente Obama de nominar a un nuevo candidato a embajador en Venezuela.

Según un funcionario del gobierno venezolano, en declaraciones al diario pro gubernamental Correo del Orinoco, durante el encuentro de Chávez con la secretaria de Estado Hillary Clinton en Brasilia, el mandatario venezolano le dijo a la jefa de la diplomacia estadounidense que “rectificar es de sabios”, en relación a la nominación de Palmer.

Según el mismo funcionario, Chávez dijo a la secretaria de Estado que su gobierno no quiero romper relaciones con Estados Unidos, aunque el mandatario cree, según dijo la fuente que no fue identificada, que la oposición republicana en Estados Unidos quiere un corte de relaciones.

Posteriormente Chávez dijo durante una sesión pública de su gabinete que “si hubiera una rectificación” de Estados Unidos, “nosotros también rectificaríamos".

Chávez expresó su sorpresa de que la secretaria de Estado no insistió con la candidatura de Palmer y descartó que el resultado de las tensiones signifiquen una victoria para su gobierno.

“Nosotros seríamos muy ingenuos o pretenciosos si pensáramos que, que es un signo de debilidad, que hemos derrotado" a Estados Unidos. "No. Ellos tienen sus intereses, y nosotros los nuestros", admitió.

Finalmente, el presidente venezolano bromeó que sería bueno que nominaran a algunos de los que definió como sus “amigos” en Estados Unidos. Dijo, “bueno, ojalá nombraran a Oliver Stone".

Con información de AP y AFP.

XS
SM
MD
LG