Enlaces para accesibilidad

Interrogan a la protagonista del escándalo con el Servicio Secreto

  • Voz de América - Redacción

La mujer acudió en compañía de su abogado, Abelardo de la Espriella, quien viajó hasta España para representarla.

La mujer acudió en compañía de su abogado, Abelardo de la Espriella, quien viajó hasta España para representarla.

Dania Londoño, la colombiana envuelta en el escándalo sexual del Servicio Secreto en Cartagena, rindió declaración ante el gobierno de EE.UU.

En la sede de la embajada de Estados Unidos en Madrid (España) fue interrogada la colombiana Dania Londóño Suárez, quien acudió en compañía de su abogado, Abelardo de la Espriella.

“Ella declaró ante dos agentes de Servicio Secreto encargados de la investigación interna contra los agentes involucrados en el escándalo de Cartagena”, señaló el jurista a la cadena colombiana Caracol Radio.

Dania estuvo durante dos horas respondiendo preguntas a dos miembros de la Comisión de Investigaciones del Servicio Secreto, quienes indagaron sobre versiones que indican que ella sí participó en un complot fraguado desde Dubái contra Estados Unidos.

Aunque en recientes declaraciones ella desestimó tener algún interés en obtener información clasificada y aseguró que se limitó a prestar sus servicios sexuales al agente y cobrar su dinero, varias prostitutas colombianas señalan que ella las contrató para abordar a los agentes y obtener información.

La denuncia fue interpuesta por el abogado colombiano Pedro Aponte, quien se presenta como apoderado de un grupo de prostitutas, algunas menores de edad, y aduce que Dania Londoño fue el cerebro de una trampa contra los agentes que llegaron para cuidar a Obama durante la Cumbre de las Américas en Cartagena.

Según ellas, Londoño Suárez les ofreció cerca de $50.000 dólares a cada una por abordar a los agentes y obtener información, un plan cuyo principal fin sería desprestigiar el servicio de seguridad de Obama,

Entre otras cosas, Dania tuvo que responder interrogantes sobre su viaje a Dubái luego del escándalo y se le pidió justificar cómo hacía para pagar los costosos honorarios de un abogado como Abelardo de la Espriella, si su tarifa por servicio era de apenas $800 dólares.

Sin embargo, la mujer mostró disposición para responder, e incluso, para comparecer ante el Congreso de EE.UU.
XS
SM
MD
LG