Enlaces para accesibilidad

Cumbre Brasil-Argentina en Brasília


El puente Juscelino Kubitschek, en Brasília, la capital brasileña donde se reunirán Cirstina Fernández y Lula da Silva.

El puente Juscelino Kubitschek, en Brasília, la capital brasileña donde se reunirán Cirstina Fernández y Lula da Silva.

La aplicación de licencias no automáticas por parte de Brasil, está demorando el ingreso de productos argentinos.

Este miércoles los presidentes de Argentina y Brasil, Cristina Fernández y Luiz Inácio Lula da Silva, se reunirán en Brasília, en una Cumbre a la que ambos países llegan con una agenda diferente y que en particular en Argentina esperan que sirva para avanzar en temas de comercio.

En Argentina existe fuerte preocupación a raíz de que el comercio entre ambas naciones se ha visto afectado por un conflicto con Brasil, surgido a partir de las trabas establecidas por Brasil y que están afectando a los productos argentinos.

Los sectores empresariales argentinos esperan que esperan que la reunión del miércoles entre los presidentes Cristina Fernández y Lula da Silva resuelva el conflicto comercial que está provocando pérdidas millonarias entre las empresas argentinas.

La aplicación de licencias no automáticas por parte de Brasil, el principal socio de Argentina en el Mercosur, está demorando el ingreso al mercado brasileño de harinas, peras, manzanas, ajos, cebollas y vinos, entre otros bienes producidos por Argentina.

"Al principio teníamos los camiones demorados en la frontera y cada día en que nuestra región no puede exportar a Brasil tiene un impacto de 300 mil dólares", dijo Marcelo Loyarte, gerente de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI), que agrupa a exportadores del Alto Valle, en las sureñas provincias de Río Negro y Neuquén.

La medida del Gobierno brasileño provocó hace dos semanas la retención de camiones argentinos en la frontera y en la actualidad las licencias son entregadas respondiendo a casos puntuales, demorando los procesos de entrega y forzando a algunas empresas a detener a la producción.

Las restricciones fueron impuestas por el gobierno de Brasília, en respuesta a las quejas del sector industrial brasileño contra la imposición de licencias no automáticas de importación por parte de Argentina, que entraron en vigor en octubre del 2008 con la finalidad de proteger la industria y el empleo. La decisión afectó directamente la exportación de productos brasileños hacia Argentina. En la actualidad el Gobierno tiene que autorizar cada importación que cruce la frontera y que involucre a bienes incluidos en una lista de "productos sensibles".

Funcionarios brasileños aseguran que los plazos de aprobación de las licencias no automáticas implementadas por Argentina exceden los 60 días autorizados por la Organización Mundial de Comercio (OMC), llegando en casos hasta 180 días.

Argentina registró en septiembre un déficit comercial de 84 millones de dólares en su comercio con Brasil. La corriente de comercio bilateral totalizó 16.179 millones de dólares en los primeros nueve meses del 2009, una caída de un 31,8 por ciento frente al mismo lapso del 2008, en buena medida debido a las decisiones de ambos gobiernos de poner trabas al comercio.

XS
SM
MD
LG