Enlaces para accesibilidad

En EE.UU. ven a Cuba como la nueva frontera

  • Voz de América - Redacción

Un taxista cubano pasa frente al Centro Cultural en La Habana.

Un taxista cubano pasa frente al Centro Cultural en La Habana.

Pese al entusiasmo estadounidese por hacer negocios en Cuba, la isla aún parece no querer hacer negocios con todo el mundo.

La apertura del gobierno estadounidense a Cuba ha dado a las compañías de EE.UU. la esperanza de poder hacer negocios en la isla pese a la continuación del embargo contra la nación de gobierno comunista.

Las grandes empresas están alineándose para cruzar el estrecho de la Florida en busca de ganancias, aunque los expertos alertan a tener cautela.

Carl Meacham, del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales, un centro de estudios en Washington, DC, dice que "lo más importante este momento son las transacciones financieras, las transacciones comerciales, ahora que los inversionistas van a ver esta opción como menos riesgosa que en el pasado, porque Cuba ya no es visto como un país que tiene relaciones con estados terroristas o entidades terroristas".

Solo el Congreso puede eliminar el embargo de más de 50 años que impide a las compañías estadounidenses hacer negocios con Cuba, excepto por la exportación de alimentos y otros bienes para ayudar al pueblo cubano.

Sin embargo, aliviar las restricciones de viaje, como hizo el presidente Barack Obama en enero, ha invitado a los estadounidenses a visitar Cuba y a las compañías de viajes como Jet Blue y Airbnb a posicionarse para el nuevo mercado, como dice Antonio Martínez, de la organización Gotham Government Relations.

“Las empresas están emocionadas porque es un mercado de 11 millones de personas…y que están a punto de recibir 3 millones de visitantes, y cuando el embargo y las otras restricciones sean levantadas y las cosas se normalicen…probablemente tendrán un volumen de turismo cercano a los 6 millones de personas…”, afirma.

Compañías financieras como Master Card y American Express ya han expresado su interés. Pero, Martínez alerta que el proceso va a ser lento y que Cuba estará a cargo.

“Tenemos que recordar que aunque todo el mundo quiere hacer negocios en Cuba, Cuba no quiere hacer negocios con todo el mundo. Ellos están en una posición única, donde van a escoger y elegir con quien quieren trabajar”, advierte Martínez.

Aunque las relaciones normales aún son solo hipotéticas, un mayor comercio agrícola se prevé en el horizonte, y con sus vastas necesidades de infraestructura, los analistas afirman que el desarrollo de las telecomunicaciones en Cuba, también será un gran mercado.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG