Enlaces para accesibilidad

Cuba divide a Congreso de EE.UU.

  • Voz de América - Redacción

Cuba permanecerá en la lista de patrocinador de terrorismo por 45 días, tiempo en que el Congreso podría aprobar una resolución para bloquear la decisión de Obama.

Cuba permanecerá en la lista de patrocinador de terrorismo por 45 días, tiempo en que el Congreso podría aprobar una resolución para bloquear la decisión de Obama.

Si bien algunos legisladores revisarán la decisión de Barack Obama de sacar de lista terrorista a Cuba, otros tienen opiniones bien definidas sobre lo apropiado de la iniciativa.

La reacción del Congreso a la eliminación de Cuba de la lista de estados patrocinadores del terrorismo por Barack Obama generó fuerte apoyo y oposición en los pasillos del Capitolio estadounidense.

Sin embargo, muchos legisladores de ambos partidos evaluarán la medida en el tiempo permitido por la ley.

"[Estaba] pendiente de hace mucho tiempo", dijo el senador republicano Jeff Flake, quien ridiculizó cualquier sugerencia de que la Cuba de hoy representa una amenaza a la seguridad de los Estados Unidos.

"Ellos están recorriendo la última milla del socialismo en un Chevy del 57. No pertenecían a la lista hace tiempo; era más una designación política", dijo. "Esa lista debería significar algo. Ahora [con la eliminación probable de Cuba], significa mucho más".

Por el contrario, el senador republicano cubanoestadounidense Marco Rubio emitió un vídeo que denuncia la acción del presidente.

"Cuba es un Estado patrocinador del terrorismo. Alberga fugitivos de la justicia estadounidense", dijo. "También es el país que está ayudando a Corea del Norte a evadir las sanciones de armas por las Naciones Unidas. Creo que envía un mensaje escalofriante a nuestros enemigos en el extranjero que esta Casa Blanca ya no se toma en serio llamar al terrorismo por su nombre".

Cuba permanecerá en la lista de patrocinador de terrorismo durante un período de 45 días, tiempo durante el cual el Congreso podría aprobar una resolución para bloquear la decisión de Obama. Otros países en la lista son Irán, Sudán y Siria.

El anuncio de la Casa Blanca el martes llegó mientras muchos legisladores estaban centrados en otro asunto de política exterior, el papel del Congreso en las conversaciones nucleares de Irán.

Miembros de ambos partidos dicen que van a utilizar el período de revisión para examinar el historial de Cuba detenidamente.

"Vamos a revisar los fundamentos [de la administración] y utilizar el período de 45 días para determinar si nos atenemos a la determinación del presidente", dijo el senador demócrata Tim Kaine, quien, no obstante, se califica como un "firme partidario" a la normalización de relaciones entre Washington y La Habana.

Igualmente prudente es el republicano Bob Corker, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, quien dijo que está redactando una carta a la Casa Blanca en busca de más información sobre la decisión del presidente.

"Antes de que respondamos, queremos hacer algunas preguntas", dijo Corker.

Otros tienen opiniones definidas sobre compromiso de la administración de Obama con el gobierno comunista de Cuba.

"No hay libertad de expresión, libertad de prensa", dijo el senador demócrata Bill Nelson, quien representa a Florida, donde vive una gran población cubanoestadounidense.

"Si vamos a tener una relación normal con Cuba, tienen que abrirse, detener los abusos de derechos humanos, y establecer un estado de Derecho", dijo.

"Creo que el presidente se está moviendo en la dirección correcta", dijo por su parte el senador demócrata Edward Markey. "Es hora de que nos movamos lo más rápidamente posible hacia la normalización de las relaciones con Cuba".

Durante décadas después de la Revolución Cubana de 1959, La Habana ha respaldado insurgentes y movimientos de izquierda en América y partes de África.

Los analistas dicen que el aventurerismo internacional de Cuba terminó en la década de 1990, aunque La Habana continúe albergando algunos fugitivos de la justicia estadounidense.

Más recientemente, Cuba ha desempeñado el papel de mediador en lugar de agitador, donde se realizan las conversaciones de paz entre el gobierno colombiano y los rebeldes izquierdistas de las FARC.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG