Enlaces para accesibilidad

Tributo a Dama de Blanco cubana

  • Voz de América - Redacción

Antes de su muerte, Pollán denunció que el gobierno no quería que las Damas de Blanco siguieran creciendo.

Antes de su muerte, Pollán denunció que el gobierno no quería que las Damas de Blanco siguieran creciendo.

Un mes después de la muerte de Laura Pollán en La Habana, la organización Human Rights Foundation hizo público un testimonio en recordación de la activista.

A un mes de haber muerto en La Habana la líder y fundadora de las Damas de Blanco, Laura Pollán, la organización Human Rights Foundation (HRF) destacó que la activista defensora de los derechos humanos se ganó “un lugar en la historia universal como símbolo de la lucha no violenta contra la dictadura”.

HRF recordó que los últimos momentos de la Dama de Blanco en el hospital donde falleció el pasado 14 de octubre “se vieron opacados porque durante tres días, los derechos de visita les fueron negados a sus familiares y porque su cama estuvo siempre rodeada por agentes de la seguridad cubana”.

También apuntó como significativo el hecho de que Pollán fue cremada “tan sólo dos horas después de su muerte, que según el reporte oficial fue a causa de un paro cardíaco”.

La organización dijo que “la historia de Laura Pollán, no es solamente la historia de una efectiva activista pacífica por la democracia y los derechos humanos”, sino que ante todo “es una extraordinaria historia de amor”.

HRF destacó cómo a raíz de la detención de su esposo, Héctor Maseda, durante la Primavera Negra, cuando fueron encarcelados 75 disidentes cubanos, Pollán “se vistió de blanco y empezó a organizar marchas dominicales acompañada por otras mujeres cuyos esposos y seres queridos también eran prisioneros de conciencia del régimen cubano”.

Tras reseñar que una vez que el gobierno cubano se vio obligado años después a poner en libertad a los presos del grupo de los 75 y su esposo rehusó exiliarse, ella “siguió marchando todos los domingos junto a las Damas de Blanco para abogar por una democracia en su país, sin dejarse intimidar por los abusos y hostigamientos constantes por parte del gobierno”.

Según HRF, en la última entrevista telefónica que tuvo con Pollán semanas antes de su fallecimiento, la activista narró cómo la habían detenido el domingo 28 de agosto junto a más de una decena de Damas de Blanco, y todas fueron golpeadas por agentes de la policía política cubana.

Pollán aseguró entonces a la organización que a partir del 17 de julio de este año la represión gubernamental se había recrudecido mucho contra las mujeres en Santiago de Cuba, en el oriente del país, y también en otras partes de la isla. “No quieren que las Damas de Blanco continúen creciendo”, dijo.

XS
SM
MD
LG