Enlaces para accesibilidad

Cuarenta años prófugo

  • Voz de América - Redacción

La policía estadounidense identificó las huellas de George Wright, condenado en 1962 por el asesinato de un veterano de guerra.

George Wrigth protagonizó una de las más sonadas huidas, después de haber pasado 41 años prófugo de la justicia estadounidense. Su captura en Portugal, no menos codiciada, se produce casi cincuenta años después de que hubiera cometido el crimen.

El grupo de seguimiento igualó su huella digital a una tarjeta de identificación de residentes en Portugal, lo que condujo a la detención del fugitivo George Wright, de 68 años en una localidad cercana a Lisboa.

El gobierno de EE.UU., quien solicitó la orden de arresto a la policía portuguesa, había estado buscándole durante casi una década.

Wright fue condenado por el asesinato en 1962 del propietario de una estación de gas, Walter Patterson, condecorado como veterano de la Segunda Guerra Mundial y padre de dos hijos, a quien disparó después de robarle $70 dólares en su negocio de Wall, Nueva Jersey.

Tras haber cumplido con ocho de los 30 años a los que había sido condenado, Wright y otros tres hombres escaparon de la Prisión Estatal de Bayside en Nueva Jersey, el 19 de agosto de 1970.

Desde allí se fue a Detroit, donde se unió al Ejército Negro de Liberación. La Policía informó que durante estos años vivió bajo un alias y trabajó como modelo.

En 1972, el prófugo y otros compañeros secuestraron un avión de Delta Airlines que iba de Detroit a Miami. Wright lo abordó vestido de sacerdote y con una pistola oculta en las páginas de una biblia, según informa Associated Press.

XS
SM
MD
LG