Enlaces para accesibilidad

Crónicas de 1969 relatan el triunfo de la humanidad

  • Federica Narancio

El periódico uruguayo La Mañana destaca en su portada el hecho histórico.

El periódico uruguayo La Mañana destaca en su portada el hecho histórico.

Los periódicos uruguayos La Mañana y El Diario dedicaron varias portadas a la conquista lunar y destacaron que fue una hazaña “pacífica”.

Para aquellas personas que eran muy jóvenes o no habían nacido en 1969, leer las crónicas de la época es una oportunidad para entender la magnitud de la hazaña que se logró en ese entonces.

En la Biblioteca Nacional en Montevideo, Uruguay, hay varios periódicos que el público puede consultar – tras registrarse como investigadores – y así ser testigos de ese momento histórico.

Según describió un periódico uruguayo llamado La Mañana, el viaje de la nave Apolo 11 fue la conquista de la Luna y del espacio, pero también fue la superación del hombre sobre sus limitaciones naturales.

“Justamente, el hombre es el triunfador de la hora estelar que vivimos”, según un editorial de La Mañana publicado el lunes 21 de julio de 1969.

“Ese puñado de frágil materia, tan indefenso desde su nacimiento ante las enfermedades, ante el dolor y la muerte; tan vulnerable incluso en sus sentimientos y en su imaginación en el brevísimo destello de su vida, salta los límites terrestres para entrar, con pasos gigantescos, al ámbito de las conquistas que ya no tendrán término, en la infinitud del tiempo y del espacio”.

Los artículos publicados por La Mañana también destacaron que la conquista de la Luna fue “el resultado del más gigantesco esfuerzo pacífico jamás realizado por los Estados Unidos”.

Días de emoción y ansiedad

Las crónicas de los cuatro días que duró la expedición están cargadas de emoción y de relatos únicos.

“Lanzados hoy al espacio en el gigantesco cohete Saturno 5, en una operación presenciada directamente en Cabo Kennedy por más de un millón de personas y transmitida a más de 500 millones de telespectadores, los tres hombres llegarán a las cercanías de la Luna el sábado”, según un artículo publicado el 17 de julio.

Una crónica del 17 de julio también cuenta que ese día, las 68 mujeres que aspiraban a la corona de Miss Universo, “observaron por televisión el lanzamiento de la Apolo-11 y seguidamente se aprontaron para su primera competición oficial en traje de baño”.

“Hubo admiración universal con exclamaciones de ‘¡Ohs!’ y ‘¡Ahs!’ cuando las jóvenes vieron la partida de los tres astronautas de Cabo Kennedy”, según la nota.

El periódico El Diario también le dedicó varios artículos y portadas a la noticia. El 20 de julio, por ejemplo, su portada leía en gigantes letras en negrita: “Tocaron la Luna”, y por encima del título, “se consumó la hazaña del siglo”.

“Poco después de las 10, Edwin Aldrin abandonó una hora antes que Neil Armstrong la cabina de comando de la astronave para pasar al Lem, el vehículo de alunizaje, y comenzó a prepararlo para esta operación”, según el artículo publicado dentro del diario.

“Los astronautas habían concluido su descenso a las 11, para iniciar una jornada sin precedentes en la historia de la conquista del espacio, que llevará el Lem a la superficie lunar con Neil Armstrong y Edwin Aldrin a bordo”, siguió la nota.

Cómo lo vivieron los familiares de los astronautas

Hay otras crónicas que cuentan la ansiedad y la alegría de los familiares de los astronautas.

“Angustia, alivio, asombro y gozo desmesurado se sucedieron en las casas terrenas de los conquistadores de la Luna cuando llegaron a su meta”, según una nota publicada en La Mañana el 21 de julio.

“‘No puedo creerlo’, lloraba la esposa de Neil Armstrong mirando a su marido andar por la luna”, contó el artículo.

“En la casa de los Aldrin, viendo al jefe de familia dando saltos por la Luna, toda la familia se puso a hacer lo mismo alrededor del televisor gritando de alegría”, remató la nota.

En El Diario, a su vez, contaron que el astronauta Michael Collins, el tercer tripulante de la Apolo 11, le dijo a su hijo desde el espacio que se “portara bien”.

“El astronauta Michael Collins, uno de los tres tripulantes de la Apolo 11, se enteró hoy de que su hijo de seis años había dicho a los reporteros que sabía muy bien que el nombre de su padre figuraría en los textos de historia”, según el artículo.

“Collins escuchó el reportaje en el resumen de noticias que el Centro Espacial envió esta mañana a los astronautas. ‘Díganle a Junior que, historia o no historia, lo mejor es que se porte bien’, fue la respuesta de Collins”.

Como padre, Collins demostró que era estricto aún en la Luna.

XS
SM
MD
LG