Enlaces para accesibilidad

Fuertes vientos del Sur en la ONU

  • Voz de América - Redacción

La presidenta argentina Cristina Fernández fue la última mandataria latinoamericana en dirigirse a la Asamblea General de la ONU este martes. Antes, José Mujica le había abierto el camino.

La presidenta argentina Cristina Fernández fue la última mandataria latinoamericana en dirigirse a la Asamblea General de la ONU este martes. Antes, José Mujica le había abierto el camino.

Los presidentes de Uruguay y Argentina, José Mujica y Cristina Kirchner, respectivamente, pronunciaron fuertes discursos en donde criticaron con dureza a EE.UU.

Los presidentes de Uruguay, José Mujica, y Argentina, Cristina Kirchner, hablaron sin tapujos ante la Asamblea General de la ONU, en dos discursos que aprovecharon para criticar el consumismo y la doble moral del país sede, Estados Unidos.

Sobre Siria, la mandataria argentina inició diciendo que “el Consejo de Seguridad (de la ONU) se mostró ‘antifuncional’ y obsoleto”.

“El argumento que para evitar muertos hay que provocar muertos, no se sostiene de ninguna forma”, razonó Kirchner, quien dijo sentirse satisfecha por la decisión de no atacar Siria, ante el supuesto uso de armas químicas contra civiles del presidente Bashar Al Assad.

Kirchner finalizó su discurso criticando a las instituciones financieras que “gobiernan el mundo” y que “irónicamente”, luego de exigir a Argentina pagar su deuda externa, ahora “no le permiten pagar la deuda”.

“Somos víctimas seriales de las reglas no escritas de los lobbistas, de los derivados financieros que siguen especulando como buitres sobre los países en default y luego pretenden cifras millonarias a cambio”, remató la presidenta.

Por su parte, Mujica, jefe de Estado de Uruguay, criticó en su discurso el consumismo y la que denominó “vigilancia electrónica”, en referencia al programa de Seguridad que ha involucrado a EE.UU. con escuchas ilegales a distintos gobierno de América Latina.

“Pepe” Mujica, aseguró que son el país con mayor presencia militar pacífica, con los denominados cascos azules de la ONU, en distintos países del mundo, pero que a pesar de que “Uruguay siempre está en los lugares que le asignan, donde se deciden los recursos, Uruguay no entra ni para servir el café”.

El presidente uruguayo también hizo un llamado para crear un mundo mejor, en un discurso filosófico de casi 45 minutos de duración

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG