Enlaces para accesibilidad

El río Mississippi no da tregua


El gobernador de Luisiana, Bobby Jindal advirtió a los residentes que está llegando muchísima agua al área.

El gobernador de Luisiana, Bobby Jindal advirtió a los residentes que está llegando muchísima agua al área.

El agua se supone que alcance su mayor nivel el sábado 21 de mayo de 2011 en la zona de Natchez

El Servicio de Guardacostas de Estados Unidos limitó la navegación comercial en una parte del río Mississippi, mientras las aguas del río desbordado, alcanzan su nivel más alto en décadas.

Una declaración del Servicio de Guardacostas informó que sólo una embarcación a la vez podrá pasar a través de una zona de 24 kilómetros cerca de la ciudad de Natchez, en Mississippi.

La medida es un esfuerzo por evitar que el oleaje producido por las lanchas de carga afecten los diques que contienen el río para que no inunde áreas pobladas. Horas antes, los guardacostas detuvieron todo el tráfico naviero en esa parte del río.

Las autoridades en los principales puertos cercanos dijeron que las embarcaciones comerciales trabajarán por un tiempo bajo ciertas limitaciones, descargando granos y otros productos secos en camiones o trenes.

No obstante, señalaron que si el río permanece cerrado por un tiempo más largo, podría haber un gran impacto económico en el comercio de cereales.

El agua se supone que alcance su mayor nivel el sábado 21 de mayo de 2011 en la zona de Natchez y el río podría permanecer desbordado incluso hasta varios días después.

El pasado fin de semana, el Cuerpo de Ingenieros del ejército abrió una de las principales compuertas del dique Morganza que contiene el agua con la esperanza de evitar una inundación devastadora en Baton Rouge, la capital de Louisiana y en Nueva Orleáns, la ciudad más grande del estado.

Sin embargo, el desvío del río significa que viviendas y zonas agrícolas a lo largo de los canales de alivio recibirán el exceso de agua.

El gobernador de Louisiana, Bobby Jindal advirtió a los residentes que está llegando muchísima agua al área y señaló que muchas zonas permanecerán inundadas por varias semanas.

Unas 4.000 personas en Luisiana y más de 4.800 en Mississippi han sido desplazadas por el desbordamiento del río. No obstante las autoridades estiman que la inundación podría afectar a unas 25.000 personas y amenaza 11.000 edificaciones. Algunas áreas más bajas que los canales de alivio podrían quedar cubiertas con hasta 7 metros de agua.

XS
SM
MD
LG