Enlaces para accesibilidad

Escándalos de corrupción en la FIFA


Blatter (izquierda) es el claro favorito para retener su cargo como presidente de la FIFA, mientras que bin Hammam, si es encontrado culpable de soborno, podría enfrentar fuertes sanciones.

Blatter (izquierda) es el claro favorito para retener su cargo como presidente de la FIFA, mientras que bin Hammam, si es encontrado culpable de soborno, podría enfrentar fuertes sanciones.

Mohamed bin Hammam podría haber sobornado a miembros del organismo para lograr el cargo que ahora ostenta Joseph Blatter.

A pocos días de las elecciones presidenciales en la FIFA, un escándalo de corrupción oscurece el panorama de la contienda.

El máximo organismo del fútbol mundial anunció que abrió un expediente contra el candidato Mohamed bin Hammam, por acusaciones de soborno en su campaña para tratar de desbancar al actual presidente Joseph Blatter, también candidato para un período más al frente de la FIFA.

Las acusaciones, presentadas por el secretario general de la CONCACAF Chuck Blazer, podrían arruinar las leves esperanzas de bin Hammam de derrotar a Blatter en la votación del 1 junio de 2011 entre las 208 asociaciones nacionales que integran la FIFA.

"A raíz de los hechos presentados en este informe, que incluyen acusaciones de soborno, el secretario general de la FIFA Jerome Valcke solicitó al comité de ética de la FIFA que abra un expediente disciplinario", indicó el organismo en un comunicado.

La FIFA dijo que las acusaciones están relacionadas con la reunión que bin Hammam tuvo con los 25 líderes del fútbol caribeño el 10 y 11 de mayo de 2011 en Trinidad en la que solicitó su respaldo en las elecciones.

Bin Hammam fue una de las figuras principales en la exitosa candidatura de Qatar para el Mundial de 2022. Esa nación del Golfo Pérsico luego fue acusada ante el parlamento británico de pagar $1,5 millones de dólares a dos miembros del comité ejecutivo de la FIFA a cambio de sus votos.

Blatter no descartó la semana pasada reabrir la votación para la Copa del Mundo de 2022 si se demuestra que hubo corrupción. Las otras candidaturas eran de Estados Unidos, Australia, Japón y Corea del Sur.

Según Hammam, las acusaciones son una "táctica utilizada por aquellos que no confían en su propia capacidad de salir airosos de la elección presidencial de la FIFA".

De comprobársele las acusaciones a bin Hammam, y a otras cinco personas también involucradas, todos podrían enfrentar suspensiones, multas y hasta la posibilidades de ser echados de la FIFA.

XS
SM
MD
LG