Enlaces para accesibilidad

Corea del Sur se mantiene alerta


El ex gobernador de Nuevo México, Bill Richardson realizó una visita de cinco días a Corea del Norte y reportó avances en las conversaciones.

El ex gobernador de Nuevo México, Bill Richardson realizó una visita de cinco días a Corea del Norte y reportó avances en las conversaciones.

Los gobiernos de Washington y Seúl continúan escépticos sobre Corea del Norte.

Corea del Sur continúa en alerta elevada contra cualquier provocación de Corea del Norte.

Patrullajes con aviones de combate y barcos de guerra marcan el día después de los ejercicios de artillería realizados cerca de la costa norcoreana y que concluyeron sin incidentes.

En Seúl, el Consejo Nacional de Seguridad se reunió de emergencia y acordó una revisión del sistema de manejo de crisis del país para tratar cualquier ataque de Corea del Norte.

Por su parte, Corea del Norte no ofreció señales de hostilidad hasta el momento y el ex diplomático estadounidense y ex gobernador del estado de Nuevo México, Bill Richardson, quien retornó de una visita de cinco días a Pyongyang, dijo que el gobierno norcoreano parece asumir que su desafío a la opinión internacional ha ido muy lejos.

Richardson dijo que Corea del Norte prometió una "actitud pragmática" en negociaciones no oficiales en Pyongyang. "Los detalles específicos son que ellos permitirán que el personal del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) vaya a Yongbyon para garantizar que no están procesando uranio altamente enriquecido, que trabajan con propósitos pacíficos".

Las declaraciones de Richardson se produjeron en Beijing y lo hizo en referencia al principal sitio nuclear de Corea del Norte.

“La política ha sido firme. Nuestra alianza es con Corea del Sur. Respeto eso”, afirmó Richardson. Sin embargo dijo que valora “la actitud norcoreana de no tomar represalias y acordar inspecciones del OIEA, en acordar alguna clase de venta de varillas de combustible usadas, que es una medida de control de armas”.

En su opinión, estos hechos indican que Corea del Norte podría estar listos preparada para actuar en forma más constructivos. “Pero, tienen que haber hechos y no palabras por parte de Corea del Norte. Tienen que volver a la comunidad de naciones y dejar de realizar esos actos agresivos que han tomado”.

Sin embargo, Estados Unidos y Corea del Sur, continúan escépticos. En el Departamento de Estado, el vocero Philip Crowley dijo que “hemos visto una serie de promesas rotas de Corea del Norte desde hace muchos años. Como hemos dicho siempre, nos guiaremos por lo que Corea del Norte haga, no por lo que Corea del Norte diga que va hacer bajo ciertas circunstancias”.

Las autoridades surcoreanas dijeron que no disminuirán su vigilancia. El ministro de Defensa Kim Kwan-jin dijo al Parlamento surcoreano que el país enfrenta su más seria crisis de defensa desde el fin de la guerra coreana en 1953.

XS
SM
MD
LG