Enlaces para accesibilidad

El clásico del Río de la Plata

  • Voz de América - Redacción

Uruguayos y argentinos consultados dijeron que el partido del sábado será difícil y parejo.

Uruguayos y argentinos consultados dijeron que el partido del sábado será difícil y parejo.

Argentina y Uruguay son rivales históricos en el fútbol y cada uno cuenta con 14 títulos en la Copa América. El próximo sábado miden fuerzas en cuartos de final.

Hermanos pero rivales. Cuando de fútbol se trata, un partido entre Uruguay y Argentina es un clásico histórico que enciende pasiones en ambas márgenes del Río de la Plata. Con 14 títulos cada uno en la Copa América, más que cualquier otro país participante, vuelven a medir fuerzas en cuartos de final en Santa Fe, Argentina.

Uruguayos que viven del otro lado del río y argentinos radicados en el país vecino intercambiaron opiniones con la Voz de América sobre sus expectativas para el duelo y dónde mirarán el partido, un factor que no es menor considerando que estarán rodeados de competidores.

Un grito de “¡gol!” fuera de lugar puede ponerlos en un aprieto similar al hincha clandestino de la publicidad de Coca-Cola, que mira el partido del lado de los rivales en el estadio porque no consiguió entradas, pero llegado el momento del gol no puede disimular su emoción y grita eufórico. Para zafar, remata el grito con un “Coca-cola” y un vendedor le alcanza la bebida.

En el bar Las Palmas en la céntrica avenida 18 de Julio de Montevideo, Uruguay, los argentinos no tendrán que esconder su camiseta. Francis Bertiz, propietario del local junto con su hermano, dijo que en el Mundial Sudáfrica 2010 comenzaron a ir argentinos radicados en el país a ver los partidos.

Ahora con la Copa América, cerca de 13 o 14 argentinos fueron a ver los partidos y el propietario cree que la misma cantidad concurrirá el sábado. El clima siempre ha sido de fraternidad. Tanto que los hinchas argentinos le regalaron un cuadro que hoy luce en la pared del establecimiento.

“‘Argentinos unidos en Uruguay al personal y propietario del bar Las Palmas en agradecimiento a la hospitalidad brindada durante el Mundial de Sudáfrica 2010’”, leyó Bertiz. Según dijo, el cuadro tiene una bandera de Uruguay y Argentina. Y para rematar, el regalo está colgado al lado de una bandera uruguaya. “Fue un gesto amistoso. Tiene que ser así. Un espíritu deportivo”, consideró.

Nunca tuvieron problemas ni sufrieron agresiones de ningún tipo, dijo Bertiz. Tampoco agredieron o insultaron a los uruguayos. Eso sí: no falta alguna que otra broma inofensiva. El propio Bertiz dijo en tono jocoso que cree que los argentinos sólo tendrán que ir al bar hasta el sábado porque Uruguay va a ganar.

Al otro lado del río, Malena Araneo, una uruguaya que vive en Buenos Aires, dijo que tiene esperanzas de que los charrúas clasifiquen a las semifinales. “Me encanta el fútbol. Ayer fui a La Plata a ver Uruguay-México, ¡qué manera de sufrir! Yo espero que este sábado Uruguay gane, es el único equipo de la Copa América que llegó a semis en el Mundial (2010), siempre sufrimos además, nos merecemos ganar”, consideró.

Reconoció, no obstante, que no será fácil: “El tema es que en el último partido Argentina mostró más garra (era contra Costa Rica, pero bueno, digamos que cuenta igual). Y por supuesto me quedo con (Diego) Forlán, es un grande. ¡Logró revivir el fútbol uruguayo”.

Gonzalo Ortiz, cónsul adjunto de Argentina en Uruguay, coincidió: “No sé qué decirte, espero que sea un buen partido. Es un partido difícil, es un clásico, puede pasar cualquier cosa y ninguno de los dos viene demasiado bien. Argentina es medio impredecible y Uruguay, que estaba jugando bien, no lo vi jugar bien ahora tampoco”.

Ortiz dijo que ni en el consulado ni entre sus conocidos uruguayos son “gastadores”, que en el glosario rioplatense significa “hacerse bromas”. “Acá en el consulado no recibo muchas cargadas (burlas). Es todo muy amistoso”, aseguró. Y en el caso de que Uruguay sea derrotado el sábado, dijo que él no está en posición de hacer bromas: “No puedo hablar mucho más de fútbol porque soy hincha de River, estoy medio retirado, no puedo cargar a nadie”.

Hay entre 33 y 34 mil argentinos radicados en Uruguay, dijo Ortiz. Y las páginas de Facebook de algunos que se han congregado en la red bajo nombres como “Argentinos en Uruguay” están que arden con la expectativa ante el duelo, según pudo comprobar la Voz de América. “Vamos Argentina el sábado matar o morir, te amo Argentina gracias por tanta alegría”, publicó una de las integrantes. Otros debatían si ver el partido en un bar o en una casa para evitar cualquier problema.

Pese a la rivalidad alimentada por el peso de la historia, los vecinos rioplatenses, por lo general, se tienen cariño. Así lo dijo Pablo, un uruguayo de 37 años que vive en Buenos Aires: “En la historia del clásico entre Uruguay y Argentina hay un poco de rivalidad, aunque no tanta como con Brasil. Entre los uruguayos y los argentinos nos queremos más”.

XS
SM
MD
LG