Enlaces para accesibilidad

Copa América: Uruguay vs. Paraguay

  • Voz de América - Redacción

Miles de fanáticos uruguayos partieron hasta Buenos Aires para apoyar a la 'celeste' en la gran final contra Paraguay.

Miles de fanáticos uruguayos partieron hasta Buenos Aires para apoyar a la 'celeste' en la gran final contra Paraguay.

Arrancó el partido que califican como “no apto para cardíacos” en el Monumental de Buenos Aires.

Los jugadores de Paraguay y Uruguay no quieren hablar sobre quién ganará la final de la Copa América 2011. Prefieren esperar a que termine el partido.

Los fanáticos de ambas selecciones, por el contrario, no tienen tanta paciencia. Para ellos, que la copa llegue a sus naciones es cuestión de esperar 90 minutos.

“Yo estoy 150% segura de que vamos a ganar. Futbolísticamente Uruguay es superior a Paraguay en muchos aspectos”, vaticinó Cecilia Bustamante, una uruguaya radicada en Virgina, EE.UU.

Estar fuera de su país no limita la emoción con la que Bustamante vive cada partido. “Estar lejos, la desesperación de querer estar ahí. Te sentís mucho más orgulloso de tu país, de que ellos son tu gente, que te están representando”, aseguró esta uruguaya.

Esteban Blanco también lo tiene claro: “Esta Copa América se va para Paraguay”.

“Ya lo demostramos en el mundial en donde fuimos incluso superiores a España, aunque nos ganaran, pero ahora tenemos un mejor nivel que antes”, argumenta este paraguayo, quien también vivirá las emociones de la final desde “cualquier bar en Washington”.

Guaraníes y charrúas se preparan para el cotejo este domingo (07/23/20110) en Buenos Aires. Por su parte los fanáticos de ambas selecciones, no sólo ya están listos para el partido, sino que además ya son campeones.

Enojo por falta de entradas

La falta de entradas para la final indignó a los uruguayos e incluso motivó la mediación de las autoridades del Ministerio de Turismo del país con sus pares argentinos para intentar conseguir más boletos.

La intervención no dio resultado. El ministro de Turismo de Uruguay, Héctor Lescano, dijo a la Voz de América que desde su cartera se comunicaron directamente con su homólogo argentino, Enrique Meyer, y le consta “que hicieron gestiones para ver si podíamos contar con más entradas. Lamentablemente, hasta ahora no he tenido la respuesta positiva que esperábamos”.

La explicación que la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) da es que “hubo una preventa muy importante a argentinos y brasileños, ya que ellos se soñaban en la final”.

Uruguay obtuvo el 10% del acceso “a un estadio cuya capacidad de espectadores alcanza las 60.000 localidades”, dijo la Asociación Uruguaya de Fútbol, en alusión al estadio Monumental de River Plata, en Buenos Aires, donde se disputará la final.

En números, la AUF recibió 5.800 entradas, de las cuales 1.000 se distribuyeron entre los jugadores y familiares, 3.600 entre los clubes y 1.200 para las agencias de viaje que venden paquetes con alojamiento y traslado, por lo que no quedaron boletos para vender al público de forma directa.

“Hemos recibido, de parte del Comité Organizador, la misma cantidad de entradas otorgadas para los partidos del torneo que, solamente, alcanzan a cubrir las obligaciones previamente contraídas”, se quejó la federación uruguaya en un comunicado.

Mientras los uruguayos hacen lo imposible por conseguir un boleto, el presidente José Mujica resignó su asiento en aras de mantener buenas relaciones con sus vecinos: “No quiero ser pizarrero, tengo que ser diplomático y discutir cuestiones muy importantes y nos tocó la mala suerte de tirar afuera a la Argentina”, explicó.

“El tema del día fue el de las entradas”, dijo por su parte Juan Miguel a la Voz de América, un uruguayo de 55 años que logró obtener boletos a través del cuñado de su hija, quien tenía un conocido en una agencia de viajes en Buenos Aires. Un teléfono descompuesto que dio resultados.

El sábado al mediodía, parte en coche junto con su hijo de 20 años, su hija de 25 y el marido de ésta hacia la capital argentina. La ida no será tan larga porque cruzarán el Río de la Plata en Buquebus, la empresa de transporte fluvial-terrestre que une a Uruguay y Argentina.

Pero después del partido regresarán por el camino más largo y conducirán durante ocho horas, cruzando por el paso fronterizo internacional Gualeguaychú-Fray Bentos. Si gana Uruguay, con la cabeza en alto. De lo contrario, el viaje se hará mucho más tedioso.

XS
SM
MD
LG