Enlaces para accesibilidad

Alerta tras complot de Irán en EE.UU.

  • Voz de América - Redacción

Manssor Arbabsiar, el iraní naturalizado estadounidense, asistió a una audiencia en una corte en Nueva York.

Manssor Arbabsiar, el iraní naturalizado estadounidense, asistió a una audiencia en una corte en Nueva York.

Clinton dijo que Estados Unidos debe "unir fuerzas con otras naciones para enviar un mensaje mucho más fuerte al gobierno iraní".

El Departamento de Estado de Estados Unidos emitió un alerta mundial para todos sus ciudadanos sobre posibles acciones anti-estadounidenses.

La comunicación se produjo después de que fuera desactivada una conspiración en Washington, donde dos iraníes vinculados a facciones del gobierno de Teherán, llevaban adelante un complot para asesinar al embajador de Arabia Saudita en la capital de Estados Unidos.

El Departamento de Estado indica que el presunto intento de asesinato respaldado por Irán puede indicar que el gobierno iraní podría estar tomando una más agresiva posición sobre la actividad terrorista.

Complot desactivado

Organismos de seguridad estadounidenses desactivaron un complot elaborado por facciones del gobierno de Irán, en particular la guardia revolucionaria, para asesinar el embajador de Arabia Saudita en Estados Unidos, Adel Al-Jubeir.

En el plan para atentar contra el máximo diplomático saudita en Estados Unidos, se pudo verificar el involucramiento de miembros de bandas narcotraficantes de México. También se indicó que la facción iraní involucrada es la fuerza revolucionaria islámica de Irán, Qods.

El anunció fue realizado por el secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, en una conferencia de prensa de la que también participó el director de la Agencia Federal de Investigaciones (FBI), la subsecretaria de justicia, Lisa Monaco, y Preet Bharara, fiscal del distrito sur de Nueva York.

La Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA) también formó parte del operativo, así como el gobierno de México, que reconoció haber colaborado con Estados Unidos. "Desde el primer momento, México y Estados Unidos intercambiaron información y actuaron de manera coordinada", dijo el subsecretario para América del Norte, Julián Ventura, en la sede de la Cancillería este martes 11 de octubre.

Las autoridades estadounidense explicaron que desactivaron un atentado con bomba planeado en un restaurante para asesinar al embajador saudí. La declaración establece que Irán habría pagado $1,5 millones de dólares para llevar a cabo el atentado.

Según el secretario de Justicia, Eric Holder, los dos acusados como parte del complot son Manssor Arbabsiar y Gholam Shakuri. Ambos son originarios de Irán y en el caso de Arbabsiar, es ciudadano estadounidense naturalizado. Holder dijo que uno de ellos confesó su participación.

De acuerdo con la declaración de Holder, el plan fue "concebido, auspiciado y dirigido desde Irán" y representaba una "flagrante" violación de las leyes estadounidenses e internacionales.

"Una cosa que vamos a estar haciendo es tomar contacto con nuestros aliados y naciones del mundo para ponerlos al tanto de lo que aquí ocurrió y pudo ser frustrado", dijo Holder.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, dijo horas después de la conferencia de Holder que Estados Unidos debe "unir fuerzas con otras naciones para enviar un mensaje mucho más fuerte al gobierno iraní".

Por su parte, el director del FBI, Robert Mueller, dijo que se podrían haber perdido muchas vidas en el atentado con bomba en Estados Unidos y que el plan desactivado demuestra que las fronteras en estos casos no significan mucho.

Muller afirmó que quienes planearon el complot no se preocupaban por quienes iban a ser atacados, por los civiles que pudieran morir, ni tampoco por las leyes de Estados Unidos o las leyes internacionales.

El gobierno de Irán reaccionó de inmediato diciendo que las acusaciones "han sido preparadas". El portavoz del presidente Mahmmoud Ahmadinejad dijo que "esta es una historia de niños".

Ataques en Argentina

Tras conocerse la noticia, inmediatemente el caso ha sido vinculado a los sangrientos ataques con bomba contra la embajada de Israel en 1992 y contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), en Argentina en 1994.

Un caso que también fue señalado como antecedente como un atentado de alto perfil en Washington DC fue el asesinato del político y diplomático chileno, Orlando Letelier, en 1976, asesinado por agentes de la dictadura militar chilena de Augusto Pinochet, con una bomba colocada bajo su coche y detonada a control remoto.

La explosión le costó la vida a la asistente estadounidense de Letelier, Ronni Moffitt, y dejó herido a su esposo, Michael Moffitt.

XS
SM
MD
LG