Enlaces para accesibilidad

Efectos en la economía de Japón


La lluvia impidió que los helicópteros llevaran alimentos, agua y otros artículos a regiones remotas.

La lluvia impidió que los helicópteros llevaran alimentos, agua y otros artículos a regiones remotas.

El terremoto y el tsunami podría costar a la economía del país hasta a $ 235 mil millones, equivalente al 4% de su producción anual.

El Banco Mundial dijo que el mortífero terremoto y el tsunami que azotó el norte de Japón el 11 de marzo podría costar a la economía del país hasta a $ 235.000 millones, equivalente al 4% de su producción anual.

En un informe sobre la región de Asia-Pacífico, el banco dijo que el crecimiento debe recoger cómo acelerar los esfuerzos de reconstrucción. Dijo que la reconstrucción podría tomar hasta cinco años.

Funcionarios del gobierno japonés advierten que han detectado niveles mayores de radiación en alimentos y leche contaminada en un área más amplia de lo previsto.

Las autoridades dicen que la radiación detectada en vegetales, leche y el agua es más extensa de lo que se anticipaba tras la fuga de radiación de la planta nuclear de Fukushima, que fue severamente dañada por el tsunami.

Japón detuvo la venta de leche y espinacas en la zona, mientras otros alimentos contaminados han sido hallados en áreas colindantes de tres prefecturas más.

Si bien las autoridades advierten del peligro, una persona tendría que consumir esos artículos por un año antes de que surgieran problemas de salud.

Otra preocupación es el creciente nivel de yodo radioactivo y cesio en el agua potable en las prefecturas de Tochigi e Ibaraki.

Complicaciones en la central

Mientras tanto, las autoridades evacuaron a los trabajadores del área de la dañada planta nuclear después que un humo gris comenzó a salir de uno de los reactores.

Aunque no se ha detectado un aumento en los niveles de radiación, todavía están tratando de determinar la causa del humo.

La nueva amenaza en la planta nuclear de Fukushima tiene lugar cuando una torrencial lluvia azotó el noreste de Japón, a diez días del peor terremoto y tsunami del archipiélago.

La lluvia impidió que los helicópteros llevaran alimentos, agua y otros artículos a regiones remotas donde decenas de miles de personas están albergadas en refugios de emergencia.

El mal tiempo también forzó al primer ministro, Naoto Kan, a cancelar una planeada visita al área de distribución de suministros a solo 20 kilómetros de la planta de Fukushima, donde trabajadores continúan usando agua del mar para impedir el recalentamiento de las varillas de combustible nuclear usadas.

Ayuda exterior

Marineros estadounidenses entregaron artículos personales y se supervivencia para ayudar a los japoneses desplazados.

Kimbrly Schoenberg, a bordo del Ronald Reagan dijo que los tripulantes hicieron compras en la tienda del barco y llenaron 12 helicópteros con artículos esenciales como toallas, ropa de abrigo, pasta de dientes y jabón.

El portaaviones Ronald Reagan y sus barcos de apoyo está cerca de la costa noreste de la isla japonesa de Honshu para proveer asistencia a los afectados por los desastres del 11 de marzo.

XS
SM
MD
LG