Enlaces para accesibilidad

Colombia: 655 ataques a oleoductos

  • Voz de América - Redacción

Un soldado colombiano observa el resultado de un ataque a un oleoducto en el departamento de Putumayo.

Un soldado colombiano observa el resultado de un ataque a un oleoducto en el departamento de Putumayo.

En los últimos siete años, grupos al margen de la ley como las FARC y el ELN han efectuado más de medio millar de ataques a la infraestructura petrolera del país.

Unos 655 atentados contra la infraestructura petrolera colombiana se han efectuado en los últimos siete años, según la Agencia Colombiana del Petróleo.

Los ataques desde 2008 a la fecha son atribuidos por las autoridades a guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional ELN), según Francisco José Lloreda, nuevo presidente de la agencia, que reúne a las empresas privadas del sector petrolero.

“El nivel actual de las reservas [petroleras de Colombia] no garantiza la autosuficiencia energética del país, la cual se podría perder en tan solo seis años”, dijo Lloreda en conferencia de prensa. “Eso sería gravísimo, pero pareciera que muchos no han entendido o no quieren entender lo que significaría volver a importar petróleo, los recursos del presupuesto que demandaría y cómo se traduciría en mayores impuestos o endeudamiento”.

Para prevenir ese escenario, Lloreda dijo que es necesario que en los próximos cinco años se exploren al menos 230 pozos anuales y evitar la caída en la producción del crudo.

El gobierno reconoció que de enero a junio de 2014, Colombia estuvo por debajo del millón de barriles diarios que tenían como meta de producción de petróleo.

“Mucha gente cree que la industria todo lo aguanta, que tiene recursos ilimitados, que debe reemplazar obligaciones del Estado, pero no es así”, enfatizó.

Los ataques perpetrados en los últimos meses por las guerrillas, especialmente en los departamentos de Putumayo, al sur del país, y Arauca y Norte de Santander, en el noreste colombiano, provocaron que a julio pasado fuera aplazada la venta de más de cinco millones de barriles de crudo con un costo superior los $528 millones de dólares, según la agencia.

“No se entiende que las FARC y el ELN ataquen la industria que más recursos le proporciona al país y que más contribuye al desarrollo económico y social de los más pobres”, insistió Lloreda.

Los dos mencionados grupos rebeldes se oponen a la presencia en el país de empresas petroleras extranjeras.

El presidente Juan Manuel Santos ha propiciado una reactivación de las inversiones en los hidrocarburos.

El año pasado el sector creció a un ritmo promedio del 11,7%, y representa el 5,6% de la economía colombiana, dijo hace poco el exministro de Minas y Energía, Amilkar Acosta.

Añadió que más del 30% de los ingresos corrientes provino de los hidrocarburos.

En cuanto a las ventas, Acosta indicó que entre 2010 y 2013 fueron de $108.000 millones de dólares, el 50% de las exportaciones del país.

Según Acosta, además de los atentados de las guerrillas la producción también ha caído por los litigios con comunidades y con activistas en favor del medio ambiente.

Desde fines de 2012, el gobierno y las FARC adelantan en Cuba un proceso de paz para tratar de poner fin a 50 años de confrontaciones entre las partes.

En junio pasado, el Ejecutivo y el ELN anunciaron haber iniciado la fase exploratoria para iniciar un proceso de negociación similar al de las FARC.

XS
SM
MD
LG