Enlaces para accesibilidad

Cierre de la Cumbre Iberoamericana


Los presidentes que participaron de la Cumbre Iberoamericana se reunieron para la foto oficial.

Los presidentes que participaron de la Cumbre Iberoamericana se reunieron para la foto oficial.

Como acuerdo principal, la Cumbre Iberoamericana se comprometió a erradicar el analfabetismo para 2015.

La reunión de mandatarios en la Cumbre Iberoamericana de Naciones aprobó una "cláusula democrática", pero hubo "fuertes diferencias" por el escándalo de Wilileaks y las relaciones con el gobierno de Estados Unidos.

En la declaración final de la vigésima Cumbre Iberoamericana que sesionó bajo el lema de Educación para la inclusión social, los presidentes se comprometieron a erradicar el analfabetismo para 2015 en la región, invertir en programas más de $100 mil millones de dólares y actualizar los planes de estudio para adaptarlos a las nuevas exigencias tecnológicas.

Lea además: Sin analfabetos para el 2015

Se habló además de homologar los títulos universitarios, de más de 1.000 universidades, lo que permitiría a los profesionales de la región incorporarse más rápido a las demandas de las economías.

Así lo destacó la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla. “No hay manera de que las sociedades puedan seguir avanzando en materia de justicia social, innovación, en desarrollo económico, sin una fuerte inversión en educación. Por eso se debe acentuar el aporte en valores", señaló Chinchilla.

Las palabras de la presidente de Costa Rica tuvieron eco por parte de su par paraguayo.
"Los grandes procesos de cambio los dan aquellos países que han invertido mucho en educación. Hay elementos que hoy se deben incorporar a la educación. Elementos pedagógicos, didácticos y sobre todo los elementos electrónicos", dijo Fernando Lugo.

Cláusula democrática

Otro logro importante de la reunión continental fue la aprobación de la llamada cláusula democrática que protege a los gobiernos y establece sanciones políticas y diplomáticas a aquellos que protagonicen golpes de estado cívicos o militares.

"Aquellos países que estén gobernados por golpistas o por gobiernos antidemocráticos no tendrán ninguna organización a la que puedan pertenecer, y eso cierra el camino a las relaciones con cualquier país que viole los derechos humanos y las instituciones democráticas. Este marca un antes y un después en las Cumbres Iberoamericanas. Poner a la democracia en su lugar", aclaró el canciller argentino, Héctor Timerman.

El punto más crítico de la convocatoria se vivió al final de la reunión. No se llegó al escándalo, pero hubo discursos y discusiones en privado. Cuando la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, acompañada por Brasil, México y Chile, prefirieron evitar un enfrentamiento con el gobierno de Estados Unidos por el escándalo de Wikileaks, sabiendo que esta actitud genera grietas con el Bloque Bolivariano: Ecuador, Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia.

El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez Parilla, exigió una condena contra EE.UU.

"Han de quedar pocos ingenuos en este mundo, que no hayan entendido, que detrás de las sonrisas y de las palabras amables, del presidente de los Estados Unidos no ha habido ningún cambio real de política ni de ética. Ni ha habido un nuevo comienzo", dijo Rodríguez Parilla.

Por las ausencias de los presidentes Hugo Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega y Raúl Castro, no se realizó la reunión extraordinaria de la UNASUR, que debe nombrar a su nuevo secretario general tras la muerte del ex presidente argentino Néstor Kirchner.

XS
SM
MD
LG