Enlaces para accesibilidad

China es un buen mercado para Hollywood

  • Voz de América - Redacción

Espectadores ven un filme con espejuelos tridimensionales en una sala de cine en China.

Espectadores ven un filme con espejuelos tridimensionales en una sala de cine en China.

Los chinos se han convertido en el segundo mercado mundial de películas después de Estados Unidos a pesar de que los filmes son comúnmente objeto de censura.

China se ha convertido en el segundo mercado mundial de películas después de Estados Unidos y sus ingresos por ese concepto crecen a un ritmo de 30 por ciento anual.

La nación asiática también ha ampliado los negocios joint venture (de operación compartida) en la industria del entretenimiento, y está haciendo cambiar la forma en que opera Hollywood.

Un ejército extranjero invade a EE.UU. en la versión del año pasado de la película Red Dawn (Rojo Amanecer), pero los productores la modificaron antes de ser exhibida.

Para no ofender a la audiencia china o a los censores en Pekín, el libreto que recreaba un ataque de soldados chinos a EE.UU. fue cambiado por uno protagonizado por invasores norcoreanos.

Los filmes rodados o exhibidos en China son revisados por una junta de censores, y la reciente película de suspense Skyfall tuvo algunos cortes de escenas.

Otra, Cloud Atlas, perdió 40 minutos mayormente de planos mostrando sexo y violencia. Y es común que las referencias negativas a China o a su gobierno en un filme sean suprimidas.

La próxima producción de aventuras Iron Man 3 fue parcialmente filmada en ese país, de modo que el guión fue objeto de escrutinio por parte de funcionarios chinos.

Según Stanley Rosen, de la Universidad del Sur de California, “incluso si no se hace en China, una película como el filme 2012 tendría que ser muy cuidadosa en incluir referencias positivas sobre el país, porque las negativas simplemente matarán el mercado”.

La audiencia china ama las grandes producciones con efectos especiales, y las que se hacen en Hollywood representan la mitad de los ingresos en los cines en ese país. El año pasado, las autoridades elevaron la cuota de importaciones de películas estadounidenses de 20 a 34.

El reciente filme Life of Pi , historia de un niño indio que naufraga con un tigre de Bengala, del director taiwanés Ang Lee, ha tenido muy buena acogida.

Lee ha sido también artífice de cuentos chinos, como el de su película Crouching Tiger, Hidden Dragon, que ganó el Oscar al mejor filme extranjero en 2001.

También Lisa Lu, actriz de origen chino, tiene una reconocida trayectoria en Hollywood luego de su papel en la película The Last Emperor, una coproducción mayormente rodada en China.

Además, la firma china TCL ha comprado los derechos para rebautizar el teatro Grauman en el bulevar Hollywood, y el conglomerado chino Dalian Wanda Group ha adquirido AMC, una importante cadena de cines estadounidenses.

XS
SM
MD
LG