Enlaces para accesibilidad

China censura noticias de Egipto


En China muy pocos tienen acceso a televisoras que transmiten noticias internacionales, por lo que sólo conocen la información que llega por medios oficiales.

En China muy pocos tienen acceso a televisoras que transmiten noticias internacionales, por lo que sólo conocen la información que llega por medios oficiales.

El gobierno chino busca evitar que la ola de protestas en los países árabes se extienda a su nación por lo que hizo desaparecer los resultados del término “Egipto” en el internet.

Las insurrecciones en Egipto y Túnez sin duda hacen reflexionar a muchos regímenes autoritarios del mundo, pero ninguno parece tan empeñado en controlar el mensaje como China.

La búsqueda del término "Egipto" en las redes sociales, que tienen millones de usuarios, trae el mensaje: "De acuerdo con las leyes, reglamentos y políticas pertinentes, no se muestran los resultados de la búsqueda", según lo dijo la agencia de noticias Associated Press (AP).

El vocero de la cancillería, Hong Lei, dio la respuesta de rutina en estos casos: "La internet china está abierta".

Los diarios sólo están publicando las crónicas de la agencia noticiosa oficial Xinhua, como suele suceder cuando se trata de sucesos que el gobierno considera delicados. Los censores han bloqueado la posibilidad de buscar la palabra "Egipto" en las redes sociales y han borrado los comentarios que comparan a China con el país del Medio Oriente.

Si bien parece difícil que los sucesos en Egipto provoquen manifestaciones en China, la rigidez de la censura pone de relieve el recelo del Partido Comunista ante cualquier fuente potencial de malestar que amenace su ejercicio del poder.

"Desde luego, el gobierno no quiere ver más comentarios (sobre las protestas) porque lo que quieren es la estabilidad", dijo Zhan Jian, un profesor en el Departamento de Medios de la Universidad de Ciencias Políticas.

En otros países, desde Madagascar hasta Irán, los gobiernos han difundido los sucesos de Egipto y Túnez desde su propia óptica para justificar su permanencia en el poder.

En Arabia Saudí, Guinea Ecuatorial y Corea del Norte, entre otros países, la estrategia parece consistir en dar escasa o nula cobertura a las protestas.

La televisión en Costa de Marfil, controlada por el estado, ha mostrado los saqueos en Túnez, con la explicación de que se debe a la partida del presidente. El contexto tácito es que el presidente marfileño se niega a entregar el poder, dos meses después de perder en las elecciones.

En China, donde pocos tienen acceso a televisoras que transmiten noticias internacionales, por lo que sólo conocen la información que llega por medios oficiales.

XS
SM
MD
LG