Enlaces para accesibilidad

EE.UU.: Centroamérica puede cambiar


Secretaria de Estado adjunta para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, solicita al Congreso aprobar los recursos para ayudar a los países de la región, especialmente los del Triángulo Norte.

La secretaria de Estado adjunta para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, afirmó en el Congreso que es necesario aprobar los mil millones de dólares en fondos para el plan conocido como “Alianza para la Prosperidad”, que beneficiaría a Honduras, Guatemala y El Salvador.

Según Jacobson, Centroamérica es una prioridad para Estados Unidos ya que intereses nacionales de importancia están en juego.

El plan para el Triángulo Norte es parte de los $1.990 millones de dólares en total que solicitó la administración de Barack Obama en ayuda para la región.

“Cuando Centroamérica sufre, Estados Unidos sufre el impacto de un aumento en la migración y otros retos trasnacionales. A la inversa, una Centroamérica bien gobernada y económicamente próspera aumentará la seguridad y prosperidad de Estados Unidos”, señaló Jacobson.

La iniciativa fue diseñada entre Estados Unidos, El Salvador, Guatemala y Honduras, debido a la crisis humanitaria que se suscitó el verano borealde 2014, cuando decenas de miles de niños centroamericanos cruzaron la frontera a territorio estadounidense sin supervisión adulta alguna.

“El aumento del verano pasado, en migración, fue una clara señal de que la serie de retos de larga data en Centroamérica siguen vivos y en algunas instancias están empeorando, pero con voluntad política renovada entre los líderes de la región, estamos trabajando con ellos para cambiar esta tendencia y abordar los factores subyacentes que impulsan la migración o estar preparados para que la tragedia se repita”, dijo Jacobson.

El plan tiene como principal meta ayudar a estos países a alcanzar una mayor prosperidad y estabilidad económica.

Así, busca promover el desarrollo económico con la creación de nuevos empleos, mejorar el capital humano, optimizar la seguridad y reformar las instituciones gubernamentales.

Hace algunas semanas, los cancilleres de los países centroamericanos visitaron el Congreso para hacer cabildeo y tratar de convencer a legisladores estadounidenses para que aprueben los fondos.

Por su parte, algunos legisladores, en el Congreso, tienen dudas sobre los fondos porque, según ellos, no atacarían el problema de la migración en sí o no disminuirían las intenciones de miles de centroamericanos de trasladarse a Estados Unidos.

Asimismo, una legisladora criticó el hecho de que Washington tarda demasiado en deportar a los menores que entraron sin documentos al país.

“¿Que estamos haciendo en este momento y cómo pueden reforzar nuestra frontera y mantener ese compromiso que trazamos sobre cuando devolveremos a sus niños?”, preguntó Kay Granger, legisladora republicana de Texas.

En el aspecto de seguridad, algunos en el Capitolio tienen sus reservaciones sobre si en Centroamérica existe el liderazgo necesario para reformar los sistemas judiciales y los sistemas de seguridad.

El secretario de Estado asistente para Narcóticos y Aplicación de la Ley Internacional, William Brownfield, dijo que para aumentar el nivel de seguridad en la región es necesario mejores oportunidades económicas.

Al respecto, enumeró los logros de la Operación Martillo, un esfuerzo multinacional para disminuir el tráfico de drogas que utiliza Centroamérica como corredor; y Anvil, que busca atacar a narcotraficantes en Honduras.

“Gracias a las operaciones Martillo y Anvil, el trasiego de drogas por aire desde Honduras ha bajado quizás 50por ciento desde 2012. (…) 72 traficantes marítimos de droga han llegado a EE.UU. para enfrentar la justicia. La tasa de homicidios en Honduras ha bajado un 20 por ciento desde 2011, y las fuerzas de tarea conjunta ahora trabajan a lo largo de las fronteras entre México, Guatemala, Honduras y El Salvador, así como Panamá y Colombia”, señaló.

XS
SM
MD
LG