Enlaces para accesibilidad

California: Policía pudo detener al atacante

  • Voz de América - Redacción

Una flor colocada en uno de los hoyos de la tienda de conveniencia donde murió una persona.

Una flor colocada en uno de los hoyos de la tienda de conveniencia donde murió una persona.

En los últimos minutos antes de la tragedia, los padres del atacante se dieron cuenta de lo que venía e intentaron detenerle.

La policía del Condado de Santa Bárbara, en California, donde el sábado un joven mató a seis personas antes de suicidarse, se defendió de las críticas de la comunidad por no haber detectado a tiempo el estado mental del atacante.

El mes pasado, agentes de la policía acudieron a la casa de Elliot Rodger para verificar su estado mental luego de que una terapista reportó su peligrosa inestabilidad emocional. Los padres del joven también habían alertado a las autoridades sobre el contenido de unos videos en que amenazaba con actos de violencia.

El jefe de la policía, Bill Brown, reconoció que Rodger convenció a los agentes de que estaba bien y éstos no revisaron su computadora ni vieron 22 videos que el sospechoso había subido a YouTube en la semana del 26 de abril.

Tampoco descubrieron que tenía tres armas, muchas municiones y un manifiesto de 141 páginas donde describía lo que pensaba hacer.

“Había varios videos que él había colocado, pero el que colocó poco antes del ataque es particularmente escalofriante, donde básicamente mira a la cámara y habla sobre lo que va a hacer”, dijo Brown.

En los videos, el joven expresa desprecio hacia las mujeres que no le hicieron caso y según él, lo mantuvieron virgen, y contra los hombres a los que escogieron en lugar de él.

"Obviamente, si miramos hacia atrás, se trata de una situación muy trágica; ojalá pudiéramos echar el tiempo atrás y cambiar las cosas", dijo Brown el domingo al programa "Face the Nation" de la cadena CBS.

Roger, de 22 años, hijo del director asistente de la película “Los juegos del hambre”, comenzó la matanza en su apartamento cerca de la escuela donde mató a puñaladas a tres hombres. Luego se dirigió a una fraternidad universitaria en la Universidad de California en Santa Bárbara, donde tocó a la puerta y como nadie abrió, disparó contra tres chicas que caminaban por la calle, matando a dos de ellas e hiriendo de gravedad a la tercera.

Subió a su auto, un lujoso BMW, y siguió disparando, primero, a una tienda de conveniencia donde mató a otra persona, luego atropelló a un ciclista, disparó a otros peatones que fue encontrando hasta que fue herido por policías y antes de ser capturado se suicidó.

La terapista de Rodger había llamado a sus padres alertándoles de un email que recibió minutos antes de que comenzara la tragedia. Inmediatamente después de verlo, buscaron el canal de YouTube de Elliot y descubrieron el último de los videos llamado “El castigo de Elliot Rodger”.

En el video decía: “En el día del castigo voy a entrar a la casa de la fraternidad más caliente de USCB y voy a matar a cada una de las rameras rubias que vea allí…”.

Era demasiado tarde.
XS
SM
MD
LG