Enlaces para accesibilidad

¿Por qué nos atacan los caimanes?


Un caimán cruza el campo de golf durante el PGA Tour Zurich Classic en Avondale, Luisiana en 2013.

Un caimán cruza el campo de golf durante el PGA Tour Zurich Classic en Avondale, Luisiana en 2013.

Los conflictos entre caimanes y personas no necesariamente son siempre trágicos, pero cada vez más son más frecuentes.

La noticia de que uno o quizá dos caimanes capturaron y mataron a un niño de dos años en Orlando Florida ha dado la vuelta al mundo y ha sido una de las más leídas en numerosas publicaciones incluyendo la Voz de América.

El trágico accidente causó horror y llamó la atención por lo extraño, aunque no debería serlo, según un experto de la Florida.

Lo que está sucediendo, según Ron Magill, portavoz del Zoológico de Miami y experto en comportamiento animal, es que humanos y caimanes comparten cada vez más territorio en Florida.

"Probablemente tendremos más incidentes entre caimanes y humanos porque hay más caimanes y más humanos; y los humanos estamos construyendo en el hábitat de los caimanes", dijo Magill a la agencia AFP.

No era así hace unas décadas. En 1970 estaban en peligro de extinción y contaban apenas algunos miles. Hoy hay 1,3 millones de ellos.

Paralelamente la población humana de Florida también ha aumentado —un 7,8% en el último quinquenio, según el censo de 2015.

Los conflictos entre caimanes y personas no necesariamente son siempre trágicos.

Hace poco un caimán gigantesco paseó con gran calma por un campo de golf en Luisiana y se convirtió así en una estrella de las redes sociales. También son frecuentes los casos en que un caimán aparece retozando en una piscina familiar.

"Los caimanes están aprendiendo a adaptarse y van a ir a áreas residenciales si hay lagos o canales", dijo Magill. "Usan los canales, los lagos y las masas de agua de toda Florida como si fueran un sistema de autopistas, para ir de un lado a otro", añadió.

XS
SM
MD
LG