Enlaces para accesibilidad

Brasil: el mar de fondo de las protestas

  • Roberto Casin - Apuntes desde Miami

Manifestantes, en su mayoría jóvenes, protestan contra la corrupción en la ciudad de Fortaleza, en el nordeste de Brasil.

Manifestantes, en su mayoría jóvenes, protestan contra la corrupción en la ciudad de Fortaleza, en el nordeste de Brasil.

La imagen de un país de repente convulsionado por manifestaciones populares contrasta con la de un Brasil próspero tenido hasta ahora como ejemplo para al resto de la región.

Las masivas y por momentos violentas protestas escenificadas esta semana en Brasil tomaron por sorpresa a medio mundo, que quedó atónito ante las imágenes de cientos de miles de manifestantes en las calles de un país hasta ahora tenido por ejemplo de desarrollo y prosperidad en el hemisferio, y como una de las economías emergentes más exitosas del mundo.

Las protestas comenzaron luego de una convocatoria hecha por la filial en Sao Paulo del Movimiento Pase Libre (MPL) mediante las redes sociales, en las que el grupo cuenta con unos 200 mil seguidores. Luego de una primera manifestación el 6 de junio, en otra, el 13 de junio, la policía se enfrentó con violencia a los manifestantes. Hubo heridos y las imágenes captadas por los teléfonos móviles en las calles consiguieron indignar al país.

Después, el pasado lunes cientos de miles de personas salieron a manifestarse en 11 importantes ciudades del país, y tres días más tarde, el MPL se propuso movilizar a un millón de personas en Brasil y lo hizo, además de que consiguió paralizar más de 80 ciudades. El saldo: un joven de 18 años y una mujer de 54 muertos durante las protestas, atribuidas al malestar popular por la subida en las tarifas y la mala calidad del transporte público, lo que parece ser sólo la punta del iceberg.

Los reclamos que se han escuchado en la calle han sido disímiles e inusuales desde la época del fin de la dictadura militar y las jornadas anticorrupción en 1992 contra el entonces presidente Fernando Collor de Mello.

El grueso de los manifestantes, integrado por jóvenes, ha demandado que el gobierno invierta en educación y en salud, en lugar de gastar millones y millones en eventos como la Copa Confederaciones que se celebra ahora en el país, y el Mundial de Fútbol que tendrá lugar en Brasil el año próximo. También protestan por la corrupción y la sospecha de desvío de dinero en la construcción de los estadios.

Lo cierto es que Brasil puede ostentar admirables estadísticas financieras, estar a la cabeza en crecimiento económico en la región, pero en ocasiones se olvida que el desarrollo lleva aparejada una mayor demanda de servicios de parte de la población: infraestructuras, salud, educación y programas sociales.

Además, en el caso específico de Brasil, aún está fresca en la memoria popular el llamado “juicio del siglo” en virtud del cual el Tribunal Supremo de la nación impuso condenas a 25 personas por corrupción política, entre ellos antiguos dirigentes del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) cercanos al expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, y a un miembro de su gabinete, José Dirceu, que durante años fue su mano derecha.

En las protestas de los últimos días se infiltraron entre la muchedumbre algunos vándalos, pero luego de la aureola de prosperidad dejada en Brasil tras el mandato de Lula, con resultados económicos positivos, una baja inflación y una alta tasa de crecimiento de Producto Interno Bruto, los brasileños dan muestras de estar cansados de que el gobierno no resuelva los problemas sociales y estructurales del país.

Tanto es así que cientos de militantes del PT que concurrieron a una de las grandes protestas en Sao Paulo tuvieron que abandonarla entre abucheos, insultos y amenazas de parte de los manifestantes.

Por lo pronto al gobierno le preocupa que la tensión social salida a flote pueda comprometer la Jornada Mundial de la Juventud que dará inicio el 22 de julio en Brasil con la presencia del Papa Francisco. Y aunque las autoridades han dicho que el Mundial de Fútbol 2014 está asegurado, lo que pueda suceder de ahora hasta entonces nadie lo sabe.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG