Enlaces para accesibilidad

Brasil busca reducir deforestación amazónica


Brasil registra altos niveles de emisiones debido a la tala de la selva amazónica.

Brasil registra altos niveles de emisiones debido a la tala de la selva amazónica.

La nación sudamericana registra altos niveles de emisiones de CO2 debido a la deforestación, las “queimadas” y la actividad agrícola y ganadera le han ido ganando espacio a la floresta tropical nativa.

El gobierno de Brasil anunció esta semana, a través de su presidente, Luis Inácio Lula da Silva, el compromiso de reducir en una 80 por ciento la deforestación del Amazonas para el año 2020. La iniciativa que el mandatario hizo pública a través de su programa semanal de radio, “Café com o presidente”, una suerte de cita con la audiencia a la hora del desayuno, supondría evitar la emisiones de 4 mil 800 millones de toneladas de dióxido de carbono, CO2, a la atmósfera.
El dioxido de carbono es el principal causante del efecto invernadero y Brasil registra altos niveles de emisiones debido a la tala de la selva amazónica y las “queimadas”, así como la actividad agrícola y ganadera que en los últimos años le ha ido ganando espacio al área de floresta tropical nativa.
El presidente Lula da Silva también anunció esta semana en Estocolmo, Suecia que la iniciativa será presentada ante la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Clima, que se desarrollará en Copenhague, la capital de Dinamarca, en el venidero mes de diciembre.
Pero a la misma vez, el mandatario brasileño tras su reunión con las autoridades europeas, tomo distancia de los reclamos de muchas organizaciones ambientalistas, que exigían como meta un nivel de deforestación cero. Al respecto, el presidente Lula da Silva dijo que “aún si Brasil fuera todo tierra pelada, no podría asumir una meta de deforestación cero, porque alguien siempre va a cortar algo”.
La conferencia de Copenhague tendrá como objetivo lograr un nuevo acuerdo global sobre el calentamiento global que sustituya al Protocolo de Kyoto e inicie una nueva etapa en la lucha contra el cambio climático y la regulación de la liberación de dióxido de carbono, cuyos lineamientos expiran en 2012.
Brasil procura definir una propuesta amplia que les permita transformar en resultados la queja del presidente Lula da Silva de que sean los países ricos los que asuman el principal compromiso económico en el combate al calentamiento global. En tal sentido, el presidente brasileño se reunió esta semana con cinco de sus ministros para definir la estrategia a seguir.
También esta semana, el ministro de Medio Ambiente, Carlos Minc, señaló que Brasil está considerando congelar la liberación de dióxido de carbono en el país a los niveles del año 2005, aunque es un asunto que aún sigue en debate en el propio gobierno. Los analistas por su parte, sostienen que lo más importante del anuncio será conocer los detalles, especialmente en lo que tiene que ver con el año base que Brasil use para establecer los niveles de deforestación.

XS
SM
MD
LG