Enlaces para accesibilidad

'Passe Livre' explica protestas en Brasil


Durante las protestas en Brasil se ha hablado mucho de uno de los protagonistas de las movilizaciones, el movimiento "Passe Livre". ¿Pero qué es este movimiento? Una integrante habla con la Voz de América.

A pesar de las medidas adoptadas por el gobierno brasileño de derogar la subida de tasas del transporte y de la aproximación de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, a los manifestantes y a las asociaciones que convocaron las protestas, los problemas en Brasil aún no se han resuelto.

- 38 millones de brasileños no pueden acceder al transporte debido a las tarifas.

- Desde 1995 hasta la actualidad, de acuerdo con el Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA) de Brasil, las tarifas de autobús han subido cerca de un 60% más que la inflación.

- Los niveles de la tasa de subvención en Brasil son bajos en comparación con otros países. En este caso, el promedio es de 12%. En muchos lugares, alcanza el 60%.

- En 10 años, el número de automóviles aumentó un 66%.

- De acuerdo con la Confederación Nacional de Transporte, los vehículos particulares ocupan el 58% del espacio viario de las ciudades brasileñas, para transportar el 20% de personas. Los autobuses transportan a más del 68% de las personas, y ocupan el 24% del espacio.

- De acuerdo con el Instituto Carbono de Brasil, un coche grande emite en un viaje de mil kilómetros 250 kg de dióxido de carbono (CO2). Un tren, viajando la misma distancia emite 50 Kg.

- Por cada 12 reales invertidos en incentivar el transporte privado, el gobierno federal invierte uno en el transporte público, según un estudio de la IPEA.

Uno de los protagonistas en las movilizaciones populares de las últimas semanas ha sido el movimiento “Passe Livre” (MPL), el cual se formó en Brasil, durante el Foro Social Mundial de 2005 que se llevó a cabo en Porto Alegre.

Una de sus miembros, Camila Betoni, socióloga y brasileña de 25 años, conversó desde su país via Skype en exclusiva con la Voz de América.

“En Brasil estamos viviendo una crisis urbana. Todos los servicios, la sanidad, las bibliotecas, las escuelas, se encuentran en las ciudades, pero tenemos un problema de acceso a estas”, comienza Betoni, quien se unió al grupo hace ocho años.

Según esta profesional, desde el MPL se defiende un “derecho a la ciudad” y por lo tanto, la idea de “el transporte no es una mercancía, sino un derecho”.

La principal reivindicación del grupo en estos momentos es la "Tarifa Zero", en el que uno de los objetivos ha sido conseguir un transporte gratuito para los estudiantes, pero al darse cuenta de que existía un problema social muy grande con respecto a los desempleados ya que estos debían recorrer la ciudad para buscar un empleo, empezaron a pedir un transporte gratuito para toda la sociedad. El MPL cree que en lugar de que el gasto corra a cargo del usuario, este debe correr a cargo del contribuyente, y una partida de la recaudación que se lleva a cabo por medio de los impuestos debe ser dirigida a crear una red de transporte gratis y de calidad.

“En Brasilia se ha formado una comisión del gobierno que va a estudiar la posibilidad de tarifa cero en la ciudad, y gracias a las movilizaciones ahora hay discusión en las calles. Hace unos meses hablábamos de la tarifa cero y la gente no nos creía, ahora sí porque se ha generado un contexto de discusión”, insiste la líder social.

Betoni y el MPL proponen además que por medio del “control popular”, que consiste en dejar a la gente que decida lo que es mejor, se construya “una idea de ciudad diferente”.

“No se debe privilegiar el transporte individual, hay que pensar en inclusión y pensar el transporte como un derecho social. Es un tema de ecología y un tema financiero. Se incentivan los créditos privados para impulsar la industria automovilística. Pero mueren al año miles de personas por la ´guerra en el tránsito´ que se da en Brasil”, explicó Betoni. Brasil está entre los 10 países con mayor número de muertes por habitantes en accidentes de tráfico.

Integrantes del MPL se reunieron con Dilma Rousseff tras dos semanas de movilizaciones para intentar encontrar soluciones a los conflictos sociales del país, y aunque tanto el movimiento como Betoni encuentran positiva la actitud de Rousseff, no creen que haya sido suficiente.

“Rousseff no nos ha escuchado por ser buena, sino por la presión. Hemos necesitado mucha gente en la calle para que nos escuche. No nos está haciendo un favor. Seguiremos con movilizaciones populares igual que haríamos con cualquier otro político”, aclaró Betoni.

Al tratarse de un grupo autónomo, y dada su naturaleza desligada de cualquier partido político, no tienen forma de financiación, aunque como indicó Betoni, tampoco la necesitan. “Solo nos movilizamos para conseguir financiación cuando la necesitamos. Tras las manifestaciones, como hubo muchos detenidos y a algunos les pedían mucho dinero para soltarlos, tuvimos que conseguir financiación para ayudarles”.

El transporte no es una mercancía sino un derecho.
Se trata --dice-- de un movimiento pacífico, autónomo y de organización horizontal. “Decidimos todo entre todos. No tenemos jerarquía”, asevera Betoni. No hay jefes, ni tampoco sede, "los miembros del movimiento se van convocando unos a otros por el correo electrónico o por el teléfono".

Sin embargo, aclara que “el MPL es más viejo que las redes sociales", las cuales solo usan "para divulgar nuestros materiales”.

La joven integrante del MPL añadió que seguirán con las movilizaciones hasta que se consigan al menos bajar las tarifas, y no cesarán hasta que se logre instaurar la tarifa cero. “Es posible. Es una cuestión de voluntad política. Es verdad que los aspectos técnicos se deben tratar. Pero no es sólo una medida posible sino necesaria”, sostuvo.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG