Enlaces para accesibilidad

Bolivia: tensión en La Paz por motín de policías

  • Voz de América - Redacción

Los amotinados dicen que no quieren “migajas” y que mantendrán la protesta.

Los amotinados dicen que no quieren “migajas” y que mantendrán la protesta.

Llevan cuatro días sublevados en demanda de mejores salarios y este lunes arremetieron contra simpatizantes del presidente Evo Morales.

Policías amotinados desde la semana pasada en Bolivia chocaron este lunes en la Plaza Murillo de La Paz con simpatizantes del presidente, Evo Morales.

Los agentes, que usan pasamontañas y tomaron un cuartel muy cerca del palacio presidencial, lanzaron gases lacrimógenos contra un grupo de campesinos y líderes sindicales que pretendían llevar a cabo una vigilia de respaldo al presidente.

El gobierno de Morales alega que los amotinados tienen intenciones golpistas, y el líder de la Confederación de Campesinos, Roberto Coraite, declaró que su marcha a favor del presidente era pacífica y sin embargo los policías rebeldes los dispersaron brutalmente con “con gases y palos”.

Los policías cumplen este lunes cuatro días de protestas en demanda de mejores salarios tras haber rechazado por considerarla insuficiente una propuesta del gobierno, según dijo uno de los líderes del motín, el suboficial Omar Huayllani.

El domingo de madrugada, el ministro del Interior, Carlos Romero, y los dirigentes de los dos sindicatos de suboficiales y de sus esposas suscribieron un acuerdo salarial, pero éste fue poco después rechazado por los agentes de base.

El comandante de la policía, coronel Víctor Maldonado, les pidió que acataran el acuerdo y que regresaran al trabajo, pero los amotinados dicen que no quieren “migajas” y que mantendrán la protesta.

La sublevación de los suboficialesy policías rasos, que ha dejado sin vigilancia varias ciudades, empezó el pasado jueves con la toma del cuartel, el saqueo de una oficina y la quema de expedientes disciplinarios.

Morales, que ha tenido que entrentar ya varios conflictos con otros sectores, entre ellos de obreros e indígenas, no ha querido hasta ahora recurrir al ejército para reducir a los sublevados.

El vicepresidente, Alvaro García, dijo este lunes que en el país "se están sobreponiendo intereses político-conspirativos de la derecha", cuya intención sería provocar enfrentamientos. Pero señaló que el gobierno no va a caer en la trampa.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG