Enlaces para accesibilidad

Se acaba la maldición: Cachorros ganan la Serie Mundial

  • Voz de América - Redacción

Los Cachorros de Chicago pusieron fin a la sequía más prolongada en el béisbol de las Grandes Ligas derrotando a Cleveland 8 carreras a 7.

Los Cachorros de Chicago ganaron su primera Serie Mundial en 108 años, derrotando a los Indios de Cleveland 8 carreras a 7 en un histórico juego que se prolongó durante 10 entradas.

Los Cachorros ganaban el juego 6-3 luego de las primeras seis entradas pero Cleveland anotó tres carreras en la parte baja del octavo para empatar el juego.

En la novena entrada nadie anotó, pero luego de una breve interrupción por lluvia, Mike Montgomery retiró a Michael Martínez para el último out con un corredor en base en el décimo inning, entrada la madrugada del jueves, y los Cachorros pusieron fin a la sequía más prolongada en el béisbol de las Grandes Ligas.

De paso, Chicago también se convirtió en el primer equipo que voltea un 3-1 en contra en el Clásico de Otoño con victorias como visitante en los últimos dos partidos desde los Piratas de Pittsburgh en 1979.

"Se hizo realidad. Chicago, esto es una realidad", proclamó el primera base de los Cachorros Anthony Rizzo. "Lo logramos. Somos campeones. Es algo increíble".

La Cabra Billy. Un gato negro. Steve Bartman. Todas esas maldiciones, supersticiones y fiascos quedaron archivadas para la historia.

"Nosotros nunca le paramos a esos mitos", dijo Miguel Montero, el tercer cátcher que emplearon los Cachorros y que acabó remolcando la carrera que al final estableció la diferencia definitiva.

En el duelo de las sequías sin campeonatos que más tiempo han perdurado en las mayores, la más prolongada terminó de una vez por todas. El último de los Cachorros se remontaba a 1908, obtenido 13 días después que se completara la entrega del primer Ford Modelo T.

En cambio, la agonía de Cleveland persiste, añadiendo otro doloroso capítulo. No se coronan desde 1948. Tres veces dispusieron de la oportunidad para liquidar a los Cachorros, pero los dirigidos por Terry Francona no supieron dar el golpe de gracia, algo que difícilmente olvidarán pronto.

"Esto va a doler por un buen tiempo. Duele porque es algo que tomamos a pecho, pero ellos (los jugadores) pueden irse con la cabeza en alta porque lo dejaron todo en el terreno", dijo Francona.

XS
SM
MD
LG