Enlaces para accesibilidad

Preocupa a Obama asesinato de australiano

  • Voz de América - Redacción

De izquierda a derecha, James Francis Edwards Jr., 15 años, Michael Dewayne Jones, 17, and Chancey Allen Luna, 16, todos de Duncan, Oklahoma, serán juzgados como adultos y podrían incluso enfrentar la pena de muerte.

De izquierda a derecha, James Francis Edwards Jr., 15 años, Michael Dewayne Jones, 17, and Chancey Allen Luna, 16, todos de Duncan, Oklahoma, serán juzgados como adultos y podrían incluso enfrentar la pena de muerte.

La Casa Blanca expresó su preocupación ante homicidios como el provocado por tres jóvenes estadounidenses menores de edad que decidieron matar por “diversión”.

El portavoz adjunto de la Casa Blanca, Josh Ernest, exteriorizó la preocupación del presidente Barack Obama por la violencia armada en Estados Unidos.

Ernest dijo que el mandatario ha advertido repetidamente sobre el impacto de las armas que en esta oportunidad cobraron la vida de un ciudadano australiano jugador de beisbol quien fue ultimado con varios tiros en su espalda mientras corría por un callejón de Duncan, en el estado de Oklahoma.

“El presidente ha hablado muy elocuentemente sobre la violencia en nuestra comunidad y desde este atril hace algunas semanas atrás, el mismo hablo sobre su preocupación por el impacto que tiene la violencia en la gente joven de este país”, dijo Ernest.

Fiscales de Oklahoma presentaron cargos a tres adolescentes sindicados de haber elegido al azar al beisbolista australiano y matarlo, para supuestamente evitar el aburrimiento en un día de verano en Oklahoma.

El crimen de Christopher Lane, de 22 años y oriundo de Melbourne, Australia, ocurrido en una zona de clase alta de Duncan, ha despertado fuerte rechazo de las autoridades de su país por los riesgos de la violencia con armas de fuego en Estados Unidos.

Christopher Lane, de 22 años, víctima de los tres jóvenes de Dunca, era estudiantes de la Universidad Central de Este.

Christopher Lane, de 22 años, víctima de los tres jóvenes de Dunca, era estudiantes de la Universidad Central de Este.

El homicidio, que ocurrió prácticamente "por placer", ha provocado una ola de indignación en Australia, mientras el ex primer ministro Tim Fischer hizo un llamado para que sus ciudadanos no viajen a EE.UU., por considerarlo un país muy peligroso.

“Estoy profundamente molesto por esto, debido a la actitud insensible de los tres adolescentes [pero] es una clara señal de la proliferación de las armas en suelo estadounidense”, dijo Fischer. En EE.UU. “prácticamente hay un arma por estadounidense”, enfatizó el ex funcionario al periódico australiano The Day.

Cinco de cada 100.000 personas es asesinada en EE.UU., según cifras publicadas por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y los Delito. La mayoría de los homicidios en el país involucran armas de fuego.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG