Enlaces para accesibilidad

Obama insiste en deuda federal


El presidente Obama aseguró que es necesario que el Congreso apruebe el aumento de endeudamiento del país, aunque los republicanos exigen recortes antes de negociar.

El presidente Obama aseguró que es necesario que el Congreso apruebe el aumento de endeudamiento del país, aunque los republicanos exigen recortes antes de negociar.

El presidente Barack Obama se envolverá directamente en las estancadas negociaciones sobre la deuda nacional de EE.UU.

En medio del debate sobre aumentar el límite de endeudamiento federal, que lleva varias semanas en el Congreso, el presidente de EE.UU., Barack Obama, ha decidido tomar acción.

Obama se reunirá por separado con los líderes demócratas y republicanos del Senado, días después de que un legislador republicano clave, abandonara las conversaciones que habían sido encabezadas por el vicepresidente Joe Biden. Legisladores de ambas partes muestran poco interés en el consenso.

Estados Unidos corre el riesgo no abonar a su deuda de $14 trillones a menos que el gobierno eleva el techo de la deuda federal en las próximas semanas. Los republicanos, que controlan la Cámara de Representantes, insisten en que la velocidad a la que EE.UU. incurre en la deuda se debe reducir drásticamente antes de negociar el voto para aumentar el límite de la deuda.

Los legisladores de ambos partidos están de acuerdo con tomar medidas fiscal más rígidas, sin embargo, una solución bipartidista sigue siendo esquiva.

Los republicanos exigen recortes del gasto, sin aumento de impuestos, una posición que el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, dice que presentará a Obama en la Casa Blanca. “Hemos estado gastando demasiado. Tenemos un problema de gasto. No tenemos un problema porque los impuestos sean muy bajos”, argumentó McConnell, en declaraciones ofrecidas a la cadena de televisión ABC.

Líder de la mayoría del Senado, el demócrata Harry Reid, también se reunirá con el presidente Obama para discutir la situación de la deuda. "Los republicanos deben dejar de jugar [un juego peligroso] y que nos empuja demasiado cerca de la línea", dijo Reid.

La línea a la que Reid se refiere es la de un posible incumplimiento de las obligaciones de pago en la deuda del país.

Los demócratas están de acuerdo que el gasto federal se debe reducir, pero aseguran que la única salida al problema es una combinación entre recorte de gastos y aumento de ingresos.

Si EE.UU. no cumple con el pago de su deuda, la situación daría lugar a una crisis financiera mundial, que probablemente hundiría al país en una nueva y más profunda recesión.

Esta amenaza económica podría ser la única posibilidad de que demócratas y republicanos dejen de lado el partidismo y se unan para solucionar la situación. Una actitud que no está garantizada.

XS
SM
MD
LG