Enlaces para accesibilidad

Ayuda a mujeres en zonas de guerra

  • Mohamed Elshinnawi

Zainab Salbi fue nombrada la persona del año en 2006 por la revista “Washingtonian”.

Zainab Salbi fue nombrada la persona del año en 2006 por la revista “Washingtonian”.

Zainab Salbi, una iraquí estadounidense, creó una organización para ofrecer ayuda a mujeres que sufren de la violencia.

Women for Women International es una organización ayuda a las mujeres de todo el mundo, que han sido víctimas de violencia doméstica, a iniciar una nueva vida.

Zainab Salbi creció en Irak, donde su padre era el piloto privado de Saddam Hussein.

Aun siendo parte de un círculo exclusivo, Salbi empezó a darse cuenta de lo que estaba sucediendo en 1980, cuando Irak inició una sangrienta guerra con Irán.

Ella dejó su país cuando tenía 21 años, justo antes de la invasión a Kuwait, porque su madre arregló un matrimonio con un hombre en Estados Unidos.

Desafortunadamente, su esposo empezó a abusar de ella.

“Terminé en una relación matrimonial en EE.UU., con un hombre que hacía todo lo que mi mamá siempre me dijo que no aceptara”, recuerda Salbi. “Me violaba emocional y físicamente. Me divorcié a los tres meses”.

La guerra civil de Bosnia

Salbi dice que le afectó mucho ver la violencia hacia las mujeres que estaba ocurriendo en la guerra civil de Bosnia. Los horrores de campos de concentración y las violaciones de mujeres y niñas por parte de los soldados, la motivaron a ayudar a las mujeres víctimas de la guerra.

Con la ayuda de la Iglesia de la Unión (Unitarian Church) y un dinero que había ahorrado, viajó a Croacia donde inauguró Women for Women International.

La campaña de la organización pronto se trasladó de Croacia a la convulsionada Bosnia, y de allí llegó a Kosovo y países africanos como Ruanda, Nigeria, Congo y Sudán. Ahora Women for Women Internacional ayuda también a mujeres en Afganistán e Irak.

Enseñanzas productivas

“Nosotros ofrecemos entrenamientos productivos”, explica Salbi, “en cosas como la fabricación de ladrillos en el Congo o cultivos orgánicos a niveles comerciales en Ruanda y Sudán. En Afganistán tenemos clases de joyería”.

Salbi indica que estos pequeños negocios son sostenibles y están produciendo un gran cambio en las vidas de las mujeres en zonas en conflicto de todo el mundo.

“En países como Sudán”, dice Salbi, “donde el salario anual promedio es de $80 dólares, una de nuestras mujeres puede estar ganando $190 al año”.

Salbi añade que con educación básica y entrenamiento sobre salud, Women for Women Internacional está ayudando a las mujeres, anteriormente marginadas, a fortalecerse, tomar control y mejorar el cuidado de sus vidas.

XS
SM
MD
LG