Enlaces para accesibilidad

EE.UU. ataca base aérea siria en represalia por ataque químico

  • Voz de América - Redacción

Estados Unidos lanzó una andanada de misiles contra una base aérea siria durante la madrugada del viernes como represalia por el atroz ataque con armas químicas del que se responsabiliza a las fuerzas del presidente Bashar al-Assad.

Los ataques estadounidenses —unos 59 misiles crucero Tamahawk lanzados desde los buques USS Ross y USS Porter desplegados en el Mediterráneo oriental— alcanzaron la base aérea de Shayrat, desde donde según funcionarios estadounidenses despegaron los aviones militares sirios que arrojaron los químicos que habrían matado a unos 100 civiles.

Fue el primer ataque directo estadounidense contra el gobierno sirio y la orden militar más drástica del presidente Donald Trump desde que llegó a la presidencia hace poco más de dos meses.

Al anunciar la ofensiva desde su residencia en Florida, el mandatario dijo que no había duda de que el presidente sirio Bashar Assad era el responsable del ataque químico, el cual, agregó, empleó gases prohibidos.

Trump dijo que en Siria se “ahogó la vida de hombres, mujeres, niños y niñas indefensos. Fue una muerte lenta y brutal para muchos”.

“Incluso hermosos bebés fueron cruelmente asesinados en este ataque tan bárbaro. Ningún hijo de Dios debería sufrir tal horror. Esta noche ordené un ataque militar dirigido a la base aérea de Siria desde donde se lanzó el ataque químico”, dijo Trump.

”Assad acabó con la vida de hombres, mujeres y niños indefensos", subrayó..​

Los misiles estadounidenses dieron en el blanco a las 8:45 p.m., hora de Washington, 3:45 a.m. del viernes en Siria. Destruyeron las pistas de aterrizaje de la base, así como hangares, la torre de control y áreas de municiones, señalaron funcionarios. Según el gobierno sirio, al menos seis personas murieron en el ataque.

Funcionarios estadounidenses dijeron que los misiles evitaron hacer blanco en los depósitos donde se cree que se almacena el gas sarin.

Trump aprobó los ataques sin autorización del Congreso ni el respaldo de las Naciones Unidas. La Casa Blanca indicó que unas dos decenas de legisladores de ambos partidos fueron informados sobre las acciones.

El portavoz del Pentágono, Jeff Davis, dijo en una evaluación preliminar del ataque que este causó “daños severos o destruyó aviones y equipo e infraestructura de apoyo”.

El ataque estadounidense ocurrió mientras Trump estaba reunido con Xi tratando otro tema que es un dilema de seguridad para Estados Unidos: el programa nuclear de Corea del Norte. Las acciones de Trump en Siria podrían ser una señal de que el nuevo presidente no tiene miedo de tomar medidas militares unilaterales, incluso si naciones cruciales como China se interponen en el camino.

"Esto indica claramente que el presidente está dispuesto a tomar acción decisiva cuando se requiera", señaló Tillerson.

En un discurso a la nación, el presidente Trump llamó "a todas las naciones civilizadas" a buscar el fin de la "matanza y el derramamiento de sangre" que vive ese país.

“Es de vital interés para la seguridad nacional de EE.UU.prevenir y disuadir la propagación y el uso de armas químicas mortales”, explicó.

“No puede haber ninguna duda de que Siria usó un gas prohibido, violó sus obligaciones bajo la Convención de Armas Químicas e ignoró el impulso del Consejo de Seguridad de la ONU”, agregó Trump.

“Años de intentos de cambiar el comportamiento de Assad han fracasado y fallado de manera muy dramática. Como resultado, la crisis de refugiados continúa y la región continúa desestabilizándose, amenazando a Estados Unidos y sus aliados”, puntualizó Trump.

“Pidamos a los estados civilizados que se unan a nosotros para poner fin al derramamiento de sangre en Siria y para poner fin al terrorismo de todo tipo”, concluyó.​

Aya Fadl se encuentra en una cama con una máscara de oxígeno para curar las dificultades respiratorias tras un presunto ataque químico en su pueblo de Khan Sheikhoun, en la provincia de Idlib, Siria, el 4 de abril de 2017.
Aya Fadl se encuentra en una cama con una máscara de oxígeno para curar las dificultades respiratorias tras un presunto ataque químico en su pueblo de Khan Sheikhoun, en la provincia de Idlib, Siria, el 4 de abril de 2017.

Estados Unidos comenzó a lanzar ataques aéreos en Siria en septiembre de 2014 bajo la presidencia de Barack Obama como parte de su campaña de coalición contra el ISIS, pero sólo se dirigió al grupo terrorista y no a las fuerzas del gobierno sirio.

La orden de Trump de atacar a los objetivos del gobierno sirio llegó un día después de que dijo que los ataques químicos --- cuyos espeluznantes efectos fueron transmitidos en todo el mundo gracias a videos capturados inmediatamente después - "cruzaron muchas líneas para mí" y dijo que sentía una "responsabilidad" para responder.

"Les diré que ya ha ocurrido que mi actitud hacia Siria y Assad ha cambiado mucho", dijo Trump.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG