Enlaces para accesibilidad

Seguridad aérea empieza por el piloto

  • Voz de América - Redacción

La cola del Boeing 777, que volaba muy bajo y a insuficiente velocidad, tocó tierra antes que el tren de aterrizaje.

La cola del Boeing 777, que volaba muy bajo y a insuficiente velocidad, tocó tierra antes que el tren de aterrizaje.

El accidentado aterrizaje del avión de Asiana en San Francisco ha hecho que muchos se estén haciendo la pregunta: ¿Iban los pasajeros en buenas manos?

La “dama de hierro”

Además de haber consternado a la opinión pública, el accidente de San Francisco ha catapultado a un primer plano de la atención a la joven, imperturbable y segura presidenta de la Junta Nacional para la Seguridad del Transporte (NTSB), Deborah Hersman.

Su paciencia y acuciosidad frente a la prensa le han ganado el apodo de “Dama de hierro de la aviación”, según la calificó el diario digital Daily Beast.

Hersman, de 43 años fue nombrada para integrar la junta por el presidente George W.Bush en 2004 y asumió la dirección del organismo en 2009 bajo el gobierno de Barack Obama cuando solo tenía 39 años de edad, la más joven en ocupar el puesto.

En el ejercicio de sus funciones, Hersman supervisa la labor de 400 personas y maneja un presupuesto de $400 millones de dólares.
Mientras expertos tratan de armar un rompecabezas investigando las causas que provocaron el fatal aterrizaje el sábado pasado de un avión de la aerolínea coreana Asiana en San Francisco, las mayores interrogantes apuntan a los pilotos.

Cuando ocurrió el hecho en la cabina de la aeronave iba al mando un piloto con solo 35 horas de experiencia volando aparatos Boeing 777 quien nunca había aterrizado en ese aeropuerto y a su lado llevaba un instructor que se estrenaba como tal. También era la primera vez que ambos volaban juntos.

La presidente de la Junta Nacional para la Seguridad del Transporte en EE.UU. (NTSB), Deborah Hersman, dijo que dos minutos después de que el avión se detuvo sobre la pista llegaron junto al aparato los primeros socorristas. Inicialmente los pilotos instruyeron a los asistentes de vuelo no evacuar los pasajeros, pero lo hicieron transcurrido minuto y medio.

Pormenores que han trascendido de las entrevistas, los controles de a bordo y las comunicaciones de la torre de control indican que los dos pilotos pensaron que la velocidad de aterrizaje estaba siendo controlada por el acelerador automático, fijado en 157 millas por hora.

Pero los investigadores aún no han determinado si éste, en efecto, estaba activado cuando la nave se aproximó a la pista con demasiada lentitud y a muy baja altura, tanto que a último minuto los pilotos intentaron abortar el aterrizaje.

Las consecuencias ya se conocen, la cola del aparato tocó tierra antes que las ruedas y se hizo trizas antes de que fuselaje fuese a dar contra la pista, con saldo de dos adolescentes chinas muertas y decenas de pasajeros y tripulantes heridos.

Valorando lo que se sabe hasta ahora, la Asociación de Pilotos de Aerolíneas, que representa a más de 50 mil aviadores y 33 aerolíneas de EE.UU. y Canadá ha dicho que la información difundida por la NTSB es incompleta, fuera de contexto y puede dar una imagen parcial de los pilotos de Asiana.
XS
SM
MD
LG