Enlaces para accesibilidad

Arzobispo argentino criticó manual de educación sexual


El nuevo ministro de Educación, Alberto Sileoni, dijo que el manual es usado para fomentar el debate y la formación de los docentes.

El nuevo ministro de Educación, Alberto Sileoni, dijo que el manual es usado para fomentar el debate y la formación de los docentes.

Según Héctor Aguer, el manual adopta una perspectiva de género que desprecia las diferencias biológicas entre el hombre y la mujer y reivindica el derecho a “fornicar lo más temprano posible”.

Un arzobispo argentino criticó con dureza un manual del gobierno sobre educación sexual y prevención del VIH/Sida, calificando la publicación como “desigual y farragosa”, de “inspiración neomarxista” y “totalitaria”, según un mensaje del arzobispo que fue publicado en la Agencia Informativa Católica Argentina.

“El texto es una recopilación de escritos dispares, pero unificados por una opción claramente ideológica, que no refleja la variedad de posiciones que pueden adoptarse en una materia tan esencial y que ha sido objeto de discusiones en distintos ámbitos”, según el arzobispo Héctor Aguer, presidente de la Comisión de Educación Católica del Episcopado.

“Por su tenor parece otra imposición totalitaria del Estado, sobre todo teniendo en cuenta la delicadeza del asunto, ya que en ninguna de sus propuestas toma en cuenta la libertad de conciencia, tanto de los alumnos como de sus padres, garantizada por la Constitución y la misma Ley de Educación Nacional”, agregó.

El manual de 302 páginas está destinado a la capacitación de formadores en educación sexual y fue redactado por los ministerios de Educación y Salud en base a las recomendaciones que dan varios organismos internacionales, incluyendo los programas de lucha contra Sida de las Naciones Unidas, según informó el periódico La Nación.

El nuevo ministro de Educación, Alberto Sileoni, dijo a La Nación que el manual es para los docentes y no es “aplicado directamente en los colegios”.

Aunque el arzobispo dijo que el manual excluye la formación en virtudes, el ministro Sileoni señaló que en las escuelas se enseñan valores como el amor, la afectividad y el respeto, y también proveen a los alumnos de información científica acerca de cómo prevenirse de enfermedades de transmisión sexual, el abuso infantil y los embarazos no deseados, según el periódico.

Aguer criticó que en la publicación, la sexualidad “es presentada como una construcción histórica y sociocultural”, en la que se desprecia las diferencias biológicas entre el hombre y la mujer.

El arzobispo dijo que según la concepción que maneja el manual, el ser humano puede “hacer con su bíos lo que quiera, incluso hasta de transformarlo según sus fantasías y sus trastornos de personalidad”.

Según Aguer, bajo la perspectiva de género que maneja el documento, “caben los diversos comportamientos sexuales: así se otorga carta de ciudadanía a la homosexualidad y sus variantes”.

En otro trecho de su mensaje, el arzobispo dijo que “en suma, por educación sexual se entiende la reivindicación del derecho a fornicar lo más temprano posible, y sin olvidar del condón”.

“Se afirma expresamente que la escuela debe orientar sobre el uso exclusivo del preservativo como único medio de protección eficaz en la relación sexual, frente al VIH, tanto para los varones como para las mujeres. ¿No sería más eficaz e indudablemente segura la abstinencia de relaciones sexuales prematuras e irresponsables?”, consideró Aguer.

XS
SM
MD
LG