Enlaces para accesibilidad

Venezuela viaja a 30 países para explicar la enmienda


El gobierno de Venezuela envió a 25 diputados de la Asamblea Nacional a cerca de 30 países para explicar las elecciones sobre la nueva enmienda constitucional que se realizará el 15 de febrero.

La reforma habilitaría al presidente Hugo Chávez postularse indefinidamente al cargo.

Los diputados que viajaron a Estados Unidos fueron Calixto Ortega y Francisco Torrealba.

En una reunión con la prensa en Washington, ellos aseguraron que el gobierno de Venezuela aceptará el resultado sea cual fuere.

También dijeron que en su país existe la transparencia y la libertad de prensa, y acusaron a varios medios de prensa de montar una campaña en contra del gobierno chavista.

Ortega y Torrealba dijeron que así como su Constitución prevé un método para castigar a los gobernadores o alcaldes que no cumplan con sus deberes como funcionarios públicos, debería existir un método que premie al político que hace las cosas bien.

El premio sería, en este caso, la reelección indefinida no sólo para el cargo de presidente sino para cualquier otro cargo.

Chávez defiende su imagen

La Voz de América entrevistó a Kevin Casas-Zamora, experto en Asuntos de América Latina del centro de análisis Brookings Institution, para preguntarle su opinión sobre el viaje de los diputados y la reforma constitucional.

¿Por qué cree que los diputados de Venezuela viajaron a Estados Unidos y otros países a explicar la enmienda constitucional?

Porque el gobierno venezolano está peleando una batalla muy dura contra la opinión pública no solo dentro de su país sino que también afuera. En estas elecciones se está poniendo en juego nada menos que la permanencia en el poder de Hugo Chávez, por eso es necesario salir a dar una explicación.

¿Se podría anticipar algún resultado de las elecciones?

Es muy difícil vaticinar algún resultado. En primer lugar porque no está muy claro cuál es el nivel de control de las instituciones ni tampoco cuan libre será el voto.

En segundo lugar se debe tener en cuenta que Venezuela, a diferencia de otros países de América Latina es un país que pese a todo tiene una cultura democrática muy vigorosa. A pesar de la terrible polarización que existe hoy en el pueblo venezolano, no se ha llegado a una guerra civil, cosa que perfectamente podría haber ocurrido en otro país. Por último, las encuestas están muy cerradas.

De volver a ganar el No, ¿cómo cree que el Presidente quedaría parado frente a ese escenario?

De pasar eso, el pueblo le estaría dando un mensaje claro de debilitamiento de su poder. No creo que vuelva a insistir en una tercera votación. Podría cancelar su pretensión democrática y permanecer a la fuerza pero habría que ver cuánto control tiene sobre el Ejército.

En este escenario desfavorable el presidente venezolano podría optar por alimentar de manera directa a un sucesor, opción un poco complicada por el carisma del líder y por lo personalista del sistema presidencial de Venezuela.

La segunda opción es optar por el sistema que utilizó Vladimir Putin, es decir poner a alguien en el poder pero manejarlo él por detrás.

Escribe Magdalena Ayerra para la Voz de América.

XS
SM
MD
LG