Enlaces para accesibilidad

¿Taxi? Para llegar a la ONU, empiece a caminar


Las calles aledañas a las Naciones Unidas están cerradas. Para llegar al edificio hay que caminar entre seis y siete cuadras.

La seguridad no discrimina. Esta es la tarea, no solo de los periodistas, sino además de los delegados que acompañan a las comitivas presidenciales.

En esta ciudad lo único que se ven son diplomáticos y policías vestidos de su tradicional uniforme azul. Esto sin dejar a un lado el famoso servicio secreto, hombres vestidos de negros.

Los negocios, estantes de periódicos y cafeterías están sufriendo con esta seguridad. Muchos negocios han comenzado a perder dinero, ya que están localizados en calles adyacentes a la ONU.

Toda una odisea

Llegar del hotel a las Naciones Unidas es toda una odisea. La primera idea es tomar un taxi, quizás por flojera o quizás como el medio mas inmediato, pero la realidad te golpea cuando descubres que estas dentro del auto por más de 20 minutos y solo has avanzado pocas calles.

La otra opción es tomar el metro, elección que también hay que descartar. Ingresar al transporte público de la Gran Manzana con equipos de video es: difícil.

Por razones de seguridad, la policía y el servicio secreto revisan paquetes, cajas, equipos y cámaras de video.

Quizás y como rutina de ejercicio lo mejor es caminar de cualquier punto hasta la ONU. Son alrededor de unas 35 cuadras, pero se llega.

Por algo es que el año pasado, el comediante televisivo Jon Stewart bromeó que “para lo único que sirve la reunión de la Asamblea General de la ONU es para cortar el tráfico en Nueva York”.

Iscar Blanco, enviado especial de la Voz de América a la Asamblea General de la ONU.

XS
SM
MD
LG