Enlaces para accesibilidad

1,000 refugiados somalíes por día

  • Voz de América - Redacción

La sequía y el hambre están obligando a muchas personas a caminar de 15 a 20 días en un clima seco y polvoriento para salvarse.

La sequía y el hambre están obligando a muchas personas a caminar de 15 a 20 días en un clima seco y polvoriento para salvarse.

La dramática situación en Somalia sólo se resolverá si se encuentra una solución política entre las partes en conflicto.

No paran de llegar somalíes a los campamentos de refugiados de Dadaab, en el noroeste de Kenia. La agencia de refugiados de la ONU (ACNUR) dice que miles más están llegando cada semana. La sequía y el hambre están obligando a muchas personas a caminar de 15 a 20 días en un clima seco y polvoriento para salvarse.

Más de 1.400 refugiados llegaron en promedio por día en la primera semana de agosto, dijo Ron Redmond portavoz de ACNUR. “En julio tuvimos más (personas) de las que hubo en 20 años de historia del campamento. Eran más de 40.000 personas y parece que nos estamos encaminando hacia eso una vez más”, dijo Redmond.

Inicialmente, Dadaab fue construido para contener a cerca de 90.000 personas. Sin embargo, fue ampliado para dar cabida a varios cientos de miles.

“Ese fue un problema en el último par de años debido a que los kenianos no querían que pusiéramos más personas en el campamento. Pero hay tantos llegando que acordamos que vamos a abrir dos nuevos espacios en el campamento”.

Los números cuentan la historia

La gran afluencia de refugiados es el mayor signo de la sequía en Somalia. “Sabemos que la situación es excepcionalmente mala en Somalia”, dijo el portavoz de ACNUR. Y además del campamento en Dadaab, también tienen campamentos en Etiopía en un lugar llamado Dollo Ado que estaban recibiendo a cerca de 2.000 personas al mes, contó.

Miembros del organismo han ido a los caminos que toman los refugiados hacia Kenia y Etiopía y han hablado con aquellos que buscan comida y agua.

“Dijeron que si pudieran se quedarían en Somalia si los podemos ayudar. Así que ese va a ser el siguiente paso, intentar conseguir ayuda de las personas en el lugar para que ellos no tengan que cruzar fronteras internacionales si no quieren y que puedan obtener ayuda allí hasta que lleguen las lluvias y puedan volver a sus fincas”, dijo Redmond.

El portavoz de ACNUR aseguró que esta situación se ha alargado durante demasiado tiempo. “Hemos estado en esos campamentos desde hace 20 años y en la mayor parte de esos años la situación de estos somalíes se ha ignorado. Ahora que hay una sequía agravando la situación, ellos vuelven al radar internacional. Pero ha sido nuestra posición desde el principio que en primer lugar tiene que haber una solución política a esta situación en Somalia”.

ACNUR ha pedido tanto a la comunidad internacional como a los somalíes que encuentren esa solución. Ha habido conflictos casi constantes en Somalia desde la década de 1990, tras la caída del líder Mohammed Siad Barre. El actual gobierno federal de transición y sus aliados de AU han estado en guerra con las milicias, especialmente al-Shabab.

“(…) Necesitamos paz y estabilidad en Somalia. Hay cientos de miles de personas que creo que regresarían a casa si vieran un futuro en ese país, pero por ahora no”, sostuvo.

XS
SM
MD
LG