Enlaces para accesibilidad

Armada fue advertida de estado mental de Alexis

  • Voz de América - Redacción

Un oficial armado aleja a un vehículo de la entrada al Astillero Naval de Washington. La Armada fue advertida de los problemas mentales del atacante.

Un oficial armado aleja a un vehículo de la entrada al Astillero Naval de Washington. La Armada fue advertida de los problemas mentales del atacante.

En agosto, la policía de Rhode Island recibió quejas de Aaron Alexis de que estaba siendo perseguido y atacado por gente que le enviaba vibraciones a su cuerpo. La Armada no le prohibió su entrada.

La armada de Estados Unidos fue advertida de los problemas mentales de Aaron Alexis, pero nunca se le revocó su pase de seguridad para entrar al Astillero Naval de Washington.

Fue allí donde terminó matando a 12 personas antes de que la policía lo matara a él.

En agosto de 2013, Alexis contactó a la policía de Newport, Rhode Island, mientras realizaba un viaje de trabajo, para advertir que había gente que lo seguía y le “enviaban vibraciones a su cuerpo”.
Madre de atacante pide disculpas

La madre de Aaron Alexis pidió disculpas a los familiares de las víctimas de la matanza en el Astillero Naval de Washington.

"Estoy muy, muy apenada de que esto haya ocurrido. Mi corazón está roto", dijo Cathleen Alexis a los periodistas a las afueras de su casa en el barrio neoyorquino de Brooklyn.

"Nunca podré preguntarle por qué. Aaron está ahora en algún lugar en el que no hará daño a nadie más y por eso me alegro", indicó.

Agregó que había cambiado de habitación dos veces en su hotel porque oía ruidos a través del piso y del cielo raso, y aseguró que quienes le seguían “usaban algún tipo de aparato de microondas” que no lo dejaba dormir.

La policía se preocupó tanto que advirtió a la Armada sobre el comportamiento de Alexis, pero aunque la policía de guardia en la base naval recibió la llamada y un fax con el reporte del incidente, no se hizo nada por retirar su permiso de entrada al astillero.

En base a los videos de seguridad, las autoridades saben ahora que Alexis entró el lunes 16 al Comando de Sistemas navales llevando consigo un bolso con una escopeta desarmada –comprada legalmente en Virginia—y consiguió hacerse de una pistola. Entró a un baño, armó la escopeta y salió a disparar a sus víctimas en la cafetería del edificio desde el atrio del cuarto piso.

Los antecedentes del pistolero habían sido verificados en agosto de 2007 y un año después fue establecida su elegibilidad para manejar material secreto. Tales verificaciones son válidas por 10 años, lo que significa que Alexis no necesitaba renovar las suyas hasta dentro de tres años. Una confirmación de las mismas se hizo en junio de 2013 y no encontraron nada relevante más allá de una violación de tráfico.

Un reporte de la Inspectoría General del Departamento de Defensa publicado el martes reveló que fallas en la seguridad permitieron que 52 criminales convictos tuvieran acceso a edificios de la armada debido a recortes presupuestarios que habían dificultado sus investigaciones.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG