Enlaces para accesibilidad

Apple vuelve a centrarse en el Mac

  • Anchel Labena

Los nuevos MacBook Air fueron sin duda la estrella de la presentación, con su elegante diseño, pero un precio excesivamente elevado.

Los nuevos MacBook Air fueron sin duda la estrella de la presentación, con su elegante diseño, pero un precio excesivamente elevado.

En lo que llevamos de año Apple ha presentado una gran cantidad de productos. Desde el iPad al iPhone 4, pasando por el Apple TV o los nuevos iPod Touch, iPod Nano y iPod Shuffle, o su red social basada en la música Ping para el reproductor musical iTunes. Pero por muchos ingresos que le proporcionen los mil y un productos que empiezan por la letra “i”, su producto estrella siempre ha sido el Mac, la computadora que compite directamente contra los PCs con Windows y Linux.

Es por ello que Apple convocó una rueda de prensa bajo el nombre “Back to the Mac” (“De vuelta al Mac” en español) en la que Steve Jobs, su famoso fundador, presentó su nueva gama de programas y computadoras.

En la presentación hubo de todo. La nueva versión de la suite de aplicaciones iLife ‘11 por ejemplo trae nuevas mejoras como una galería fotográfica en iPhoto más vistosa y que permite encargar postales en relieve con nuestras fotos, nuevas formas de editar videos domésticos con sencillez en iMovie (sorprende en especial su función para crear llamativos trailers de nuestros videos) y varias mejoras en su programa para pequeños grupos musicales, GarageBand, que ahora además de corregir automáticamente el ritmo de los distintos instrumentos también incluye lecciones de piano. Su mejor baza es sin duda el precio: gratis para los compradores de un nuevo Mac y $49 si el usuario ya tenía una versión anterior, ya que se trata de una actualización.

Steve Jobs también hizo una demostración del nuevo FaceTime para Mac, que le da un nuevo uso a la cámara frontal del iPhone 4 al permitir realizar llamadas de video gratis entre computadora y celular.

Pero donde Apple realmente deberá trabajar más duro es en la actualización de Mac OS X, con el sobrenombre de “Lion” (León), siguiendo la costumbre de Apple de ponerle nombres de felinos a su sistema operativo.

Es de esperar que con el éxito que ha supuesto Windows 7 ahora Apple quiera contraatacar para no quedarse atrás. Hasta hace poco su campaña publicitaria “Get a Mac” lanzaba duras críticas contra Windows Vista para aprovecharse de la mala imagen pública que tenía y así convencer a sus usuarios de pasarse a Mac. Con esa campaña ya historia (y de hecho historia de verdad, ya que fue nombrada mejor campaña publicitaria de la década por la prestigiosa revista AdWeek), a Apple le toca buscar otra manera de atraer nuevos usuarios a su Mac. Sin embargo lo mostrado en la conferencia no parece ser suficiente.

Esta vez Apple apuesta por traer funciones de sus exitosos iPhone y iPad al Mac, pero da la impresión de ser tan solo una pegatina de la pantalla del iPad pegada en un Mac. Las mejoras presentadas son una tienda de aplicaciones similar a la del iPad y que funciona exactamente igual, una nueva pantalla donde se muestran todas las aplicaciones (una vez más, idéntica a la pantalla de inicio del iPad), aplicaciones que se ejecutan a pantalla completa (al estilo, sorpresa, iPad) y una nueva forma muy visual de cambiar entre distintas aplicaciones abiertas. Son cambios muy superfluos que, salvo por la facilidad para instalar nuevas aplicaciones, no parecen aportar nada nuevo.

Como punto a favor de Apple diré que todavía falta hasta el verano de 2011 para que el nuevo OS X Lion salga a la venta y todavía hay tiempo para ajustar tuercas. Pero por el momento esta actualización parece ser una menor todavía que la que fue el actual Snow Leopard, que ya en su momento recibió críticas por traer pocas novedades que justificaran su compra.

La última gran novedad, y la que encabeza este artículo con la foto, son los nuevos MacBook Air. Se trata de la renovación de los portátiles ultra-finos que Apple presentó en el 2008 y que demuestran ser una verdadera maravilla de diseño. Con dos versiones distintas, una con pantalla de 13.3 pulgadas y otra más pequeña de 11.6, estas computadoras son extremadamente delgadas, midiendo 1.7 centímetros en su parte más gruesa y 0.3 en la más delgada con la tapa cerrada. A pesar de ello su interior alberga suficiente potencia y una batería que Apple afirma durará hasta 7 horas trabajando. La desventaja: el precio. Apple parece querer mostrarnos el portátil más bonito del mundo para después darnos una bofetada con su precio. $999 por su modelo más barato de 64GB de memoria es mucho pedir cuando otros portátiles de su categoría están por debajo de los $300. El diseño se paga.

¿Hay alguna de estas novedades que le haya gustado más? ¿Esperaba algo más innovador de Apple?

XS
SM
MD
LG