Enlaces para accesibilidad

Alternativas al arresto


Los resultados oscilan entre el 52% de Washington DC, y el 83% de Chicago, Illinois.

Los resultados oscilan entre el 52% de Washington DC, y el 83% de Chicago, Illinois.

La mayoría de los varones adultos arrestados en EE.UU. dan positivo en controles de consumo de drogas ilegales en momento de la detención.

El director Nacional de Control de Drogas (ONDCP) de Estados Unidos, Gil Kerlikowske, propone buscar una alternativa de detención para delincuentes no violentos que cometieron una infracción bajo el influjo de las drogas.

Kerlikowske apoya esta opción en los resultados del reciente Informe Anual de Monitoreo de Detenidos por Abuso de Drogas (ADAM II), que revela que en las 10 ciudades evaluadas, más de la mitad de los varones adultos arrestados por delitos que van desde delitos menores hasta delitos graves dio positivo en el consumo de al menos un medicamento.

"Estos resultados ilustran por qué debemos abordar los problemas de drogas en nuestra nación como un problema sanitario y de seguridad", dijo Gil Kerlikowske, Director Nacional de Control de Drogas. "La drogadicción a menudo es el origen de la delincuencia en nuestras comunidades. El apoyo a iniciativas innovadoras que ofrecen a los delincuentes no violentos un tratamiento contra la adicción en lugar de la cárcel pueden ayudar a romper el círculo vicioso de consumo de drogas y delincuencia, reducir la reincidencia y hacer que nuestras comunidades sean más sanas y seguras", agregó.

Los resultados oscilan entre el 52% de Washington DC, y el 83% de Chicago, Illinois. La agencia de Control de Drogas retrata el nexo existente entre el consumo de drogas y la delincuencia y pone de relieve la importancia de las políticas de Obama para romper con el ciclo de consumo-detención-encarcelamiento-liberación y nueva detención.

Entre otros datos que pone de relieve el informe, se destaca el descenso del consumo de cocaína, ya que nueve de los diez lugares analizados mostró una disminución significativa en 2010, en comparación con 2007. Sin embargo, esas cifras aumentan si se considera el consumo de marihuana en Charlotte, Nueva York y Sacramento.

El sistema actual busca el apoyo de una comunidad robusta para ofrecer alternativas de tratamiento contra la adicción a las drogas en la prisión o en su lugar. El 2010, el presidente Barack Obama signó la Ley de condenas, que reduce la disparidad en las cantidades de cocaína y cocaína crack necesarios para la imposición de sentencias mínimas obligatorias y elimina la sentencia mínima obligatoria por posesión de crack.

El número de estadounidenses que consume drogas ilícitas hoy es aproximadamente la mitad de la tasa de finales de los 70. En concreto, el consumo de cocaína entre los jóvenes ha caído un 46% en los últimos cinco años, y un 68% si se considera la tasa de personas que dieron positivo en cocaína en el lugar de trabajo desde 2006.

XS
SM
MD
LG