Enlaces para accesibilidad

Noche de sorpresas en el Mundial


Alemania se confió y perdió ante Serbia 1-0. EE. UU. empató 2 a 2 con Eslovenia, mientras que Inglaterra y Argelia igualaron sin goles.

Los equipos grandes defraudan en Sudáfrica. Ya lo hizo España, Inglaterra, Alemania, y ahora fue el turno para Inglaterra.

Los ingleses, uno de los supuestos equipos favoritos para ganar el Mundial, tienen un pie fuera del torneo.

Ni Rooney, ni Steven Gerrard y mucho menos Lampard demostraron ser las grandes estrellas a las que estamos acostumbrados en la liga inglesa, y hoy se fueron en blanco y defraudaron a sus hinchas ingleses que los abuchearon al final del partido.

Argelia jugó sin nada que perder y mucho por ganar. La historia para “los zorros del desierto” ya está escrita con su participación en este Mundial, pero jugaron como héroes ante un inseguro equipo inglés que tuvo miedo a disparar a puerta cuando ameritaba la acción.

Inglaterra tuvo quizás las más claras del partido, pero en ningún momento supo tomar la decisión final que le diera el gol que buscaban.

Eso y una estupenda actuación de Mbolhi, el portero argelino, le negaron a los “leones” ese gol que a pesar de tanto esfuerzo, nunca creyeron merecer.

Seguramente, Fabio Capello celebrará hoy uno de sus peores cumpleaños de su vida.

Estados Unidos 2 - Eslovenia 2

Estados Unidos siempre fue mejor, pero Eslovenia tuvo pegada efectiva, al menos durante los primeros 45 minutos.

Fin de la primera mitad, goles de Ljubijankic y Birsa, daban la victoria a Eslovenia y Estados Unidos veía un camino difícil en los segundos 45 minutos, pero no imposible.

El “equipo de todos” entró con el corazón en la mano y la puntería afinada para poner las cosas en su lugar. Gol de Landon Donovan a los dos minutos de juego fusilaron los ánimos eslovenos que temían un futuro incierto con su equipo.

Pero fue Bradley en el minuto 82 que hizo vibrar a toda una nación que veía como su equipo resurgió de las cenizas.

Alemania 0 - Serbia 1

Es difícil deducir lo que le pasó a Alemania en su partido contra Serbia.

Sin intención de quitarle méritos a Serbia (antigua Yugoslavia), la goleada que propinaron alemanes a australianos hacía soñar a los “teutones” en una noche parecida.

Pero en ningún momento lo fue. Aunque Alemania tuvo la pelota la mayor parte del partido, no tuvo contundencia a la hora de atacar territorio rival, como lo hizo en su primer partido.

Muchos centros desviados, jugadas imprecisas y con un Lukas Podolski, quien llegó con la pólvora mojada, fueron el panorama durante todo el partido para los alemanes, que por si fuese poco, perdieron a su mejor atacante, Miroslav Klose, luego de ganarse la segunda tarjeta amarilla apenas en el minuto 37 de la primera mitad.

Un minuto después, Jovanovic terminó este partido con su gol, a favor de los serbios. Un gol que ya no tendría vuelta atrás.

Ni siquiera con un penal a favor de los “teutones” en el minuto 60, que una vez más Podolski se encargaría de errar.

Nada que hacer para una Alemania desconcertada que esta noche pasó del cielo al infierno.

XS
SM
MD
LG